El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, que fue el primero en intervenir este martes en la sesión de control del Senado, dijo al presidente: “El Gobierno está en ‘shock’; los daños para usted son irreparables”. Añadió que no hay institución en España que no tenga ya el “barniz de la indignidad” que el mandatario socialista pone en cada lugar que toca. “El clima que está generando es irrespirable“, concluyó antes de enfatizar que si el Ejecutivo sigue, es por su “ansia de poder”.

Pedro Sánchez, en respuesta, acusó al máximo responsable del PP del bloqueo sin fin del Consejo General del Poder Judicial, y por tanto, de que la Constitución esté lesionada. “Con respeto y aprecio, antes de dar lecciones de constitucionalismo, cumpla la Constitución, y antes de dar lecciones de higiene, vengan ustedes lavados“, entonó. Lo mejor de este tramo suyo del debate fue, sin embargo, el pasaje con el que reaccionó a la dureza del líder popular. “¿Dónde ha dejado su moderación? ¿En ‘objetos perdidos’ junto a su autonomía política? Con sus insultos daña la democracia”.

Esto fue un aperitivo. En las segundas intervenciones, la de réplica, Feijóo subió el tono. Tras recalcar que es el presidente de un “Gobierno en llamas”, le ha recriminado lo siguiente: “Usted no tiene límites, España sí. Nunca nuestro país tuvo un Gobierno como el de usted, pero nuestro país es mucho mejor que usted. Ojalá podamos hacerle una moción de censura, pero tenga garantizado que la próxima vez que nos veamos en el Congreso será en mi debate de investidura”.

No obstante, Feijóo retó a su homólogo del PSOE a verse las caras en la moción de censura metafórica que a su entender serán las elecciones autonómicas y municipales del 28 de mayo de 2023. “La moción de censura se hará, no en el Congreso, sino en las miles de urnas en los miles de ayuntamientos de España. Ahí la sacaremos adelante para empezar a pasar página de la pesadilla más grande que ha tenido España gracias a su Gobierno y a usted”.

Así, entre muestras de alborozo de sus compañeros senadores, Feijóo se sentó en el escaño. Había terminado.

Sánchez vio el órdago y pronunció estas palabras mientras, sucesivamente, fue mostrando dos aperturas diferentes de sendas ediciones impresas del diario El Mundo. Así se ha referido a la primera de ellas. “Nos hemos desayunado con una portada bastante interesante que explica por qué el tono bronco del señor Feijóo (…) No hay más que leer los medios de comunicación conservadores para saber qué va a decir”. Con ello ha intentado golpear en ese prejuicio que van construyendo el Gobierno y el PSOE: que el líder del PP es manejado por poderes empresariales y mediáticos.

Y así, entre muestras de orgullo de sus compañeros senadores, Sánchez se sentó en el escaño. Había terminado. Terminado el duelo con Feijóo.

VOLVER A PORTADA