Richard Branson ha cumplido su sueño: viajar al espacio en el primer vuelo comercial de su propia compañía, Virgin Galactic. Hace apenas unas horas echaba un último vistazo a la nave con la que pretenden dar la vuelta a la tierra.

«17 años he estado esperando este momento…Y sólo me he permitido entusiasmarme hace dos o tres días, cuando el ingeniero me llamó y me dijo: todo está en regla», asegura el fundador de Virgin Galactic, Richard Branson.

La misión «Unity 22» es la primera en llevar una tripulación completa: dos pilotos y cuatro asistentes, uno de ellos Branson. Entre los tripulantes estarán Sirisha Bandla y Colin Bennett, vicepresidenta y jefa de operaciones de la compañía, respectivamente, y Beth Moses, astronauta jefe.

«Desde que sé que participo en la misión, sueño con ello cada día… Estoy tan emocionada», afirmaba la investigadora a bordo Sirisha Bandla. Hoy se ha jugado la primera partida de una excéntrica competición entre los multimillonarios Branson, Jeff Bezos y Elon Musk.

Bezos, a quien Branson ha adelantado por apenas una semana, asegura que el vuelo de hoy es un fraude, ya que sólo alcanzará una distancia de 90 kilómetros y no los 100 necesarios para considerarse viaje espacial, algo que Bezos sí hará el próximo día 20.

Por otro lado, el fundador de Tesla, Elon Musk, ya ha transportado tripulación a la Estación Espacial Internacional y pondrá en órbita a varios civiles en septiembre. Su objetivo es más ambicioso ya que pretende fundar en 2050 una ciudad en Marte con un millón de habitantes.

La compañía recibirá a los primeros pasajeros en 2022. Ya hay 600 reservas, a 210 mil euros por pasajero.

 

VOLVER A PORTADA