El presunto autor del puñetazo a un sanitario en el metro de Madrid, por el que perdió la visión de un ojo, pasa este miércoles a disposición judicial. Al joven de 19 años, de nacionalidad colombiana, se le atribuye un delito de lesiones graves. Será interrogado en uno de los juzgados de guardia de Madrid, situados en Plaza Castilla.

Detención y antecedentes penales

Este pasado lunes, el atacante fue arrestado cuando se dirigía a su casa en Villaverde para recoger sus pertenencias con la intención de mudarse de domicilio. Según explicó la Policía, «se había cambiado el color de pelo para tratar de eludir la acción policial e incluso ocultaba los aros de las orejas para evitar ser reconocido».

Asimismo, residía en España de forma ilegal porque no tenía regularizada su situación y contaba con antecedentes por delitos contra el patrimonio y varias órdenes de búsqueda y captura de los juzgados de Alicante y Mallorca por robos y hurtos.

La agresión se produjo el pasado jueves en la estación de Alto del Arenal, de la línea 1 del metro madrileño, cuando el sanitario supuestamente le pidió que se pusiera la mascarilla. Tras el reclamo, el ahora detenido le propinó un fuerte golpe en la cara a la víctima al tiempo que gritaba: «Que te quede claro, ojalá te mueras gilipollas».

Tras el suceso, el sanitario tuvo que ser trasladado hasta el Hospital 12 de Octubre para ser atendido y Metro de Madrid avisó a la Policía Nacional para investigar el caso. Horas antes del arresto, un hombre había acudido a los juzgados para declarar que conocía al presunto agresor y aportar sus datos personales. De forma paralela, los investigadores han tomado declaración a los dos acompañantes de este individuo.

Condena de la Organización Colegial Enfermera

El Consejo General de Enfermería de España emite un comunicado en el que condena y rechazo a «cualquier acto de violencia en todas sus formas. En este caso perpetrada contra un compañero que por actuar en defensa de la salud y la seguridad de los ciudadanos fue objeto de una agresión brutal que le ha provocado terribles lesiones en el globo ocular».

Solicitan más esfuerzos para que este tipo de actos no queden impunes y recuerda que «las enfermeras y los enfermeros, junto al resto de profesionales sanitarios, se han

jugado la vida por los ciudadanos luchando cada día contra esta pandemia, es por ello, que ahora más que nunca, pedimos respeto y dignidad y tolerancia cero contra la violencia y contra los agresores contra el personal sanitario, una lacra que llevamos años sufriendo».

 

VOLVER A PORTADA