Miles de personas han participado en la manifestación convocada por la ANC en el centro de Barcelona el día de la Diada. Se han recuperado las movilizaciones que quedaron interrumpidas por la pandemia en 2020, aunque con menor afluencia que en años anteriores.

‘Luchemos y ganemos la independencia’, ese ha sido el lema de la convocatoria de la manifestación de la Diada de la ANC. Se trata de la primera convocatoria desde los indultos del procés y en la que ha participado el presidente de la Generalitat, Pere Aragonés.

Los manifestantes llevaban mayoritariamente la mascarilla, pero en muchos tramos no tenían distancia social. Podían verse carteles como ‘Queremos la independencia ahora’ o ‘Govern, cumplid vuestro compromiso: culminar la independencia’.

Además de Pere Aragonès han participado la mayoría de los consellers del Govern; la presidenta del Parlament, Laura Borràs, el expresident Quim Torra, además de presos del 1-O que recibieron el indulto en junio, como Oriol Junqueras, Carme Forcadell, o el secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, entre otros.

La manifestación de la Diada llega en plena división interna en el independentismo sobre cómo encarar la mesa de diálogo con el Estado. Esta se reactiva la semana que viene.

Menor participación

La ANC ha bajado a un mínimo de 100.000 personas el listón que desea superar en la manifestación de este año, lejos de las 600.000 personas que, según la Guardia Urbana, participaron en 2019. Se trata de la cifra más baja desde el inicio del procés.

Este año, se han fletado más de 200 autocares hacia Barcelona. Se trata de una cifra baja en comparación con los 1.300 que se movilizaron en 2019.

CDR critican la mesa de diálogo

Los CDR (Comités de Defensa de la República) se han manifestado exhibiendo una pancarta crítica con la mesa de diálogo. En ella tachan a los miembros del Govern de «traidores».

«Si los traidores que nos gobiernan quieren la mesa de diálogo, que la traigan a Urquinaona y allí negociaremos«, ha sido el lema que ha encabezado la marcha.

La referencia a Urquinaona hace alusión a los disturbios surgidos tras la publicación de las sentencias condenatorias contra los líderes del procés.

Con los abucheos al presidente de ERC, Oriol Junqueras, se esperaba que la primera Diada con Pere Aragonés como presidente surgiera más movida que otros años, pero se ha desarrollado con tranquilidad.

 

VOLVER A PORTADA