España se encuentra entre los países con mayor consumo de benzodiacepinas, una situación que ha generado alertas entre expertos y diversas organizaciones, especialmente en el contexto del aumento de patologías relacionadas con la COVID-19. La necesidad de recursos y estructuras adicionales, especialmente en niveles intermedios dentro del sistema sanitario, se ha hecho evidente.

Alerta entre los Profesionales Médicos

Esta semana, coincidiendo con la celebración del Día de la Salud Mental el 10 de octubre, médicos de atención primaria instaban a impulsar estrategias para reducir la prescripción de psicofármacos en situaciones cotidianas. El objetivo es frenar el uso prolongado de benzodiacepinas para tratar la ansiedad o el insomnio, especialmente entre los adolescentes.

La Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC) ha expresado su preocupación por el aumento de consultas de adolescentes con síntomas psiquiátricos y/o psicológicos, o por intoxicaciones múltiples, derivadas de un mayor acceso a psicofármacos.

Estrategias de “Desprescripción”

Rita de la Plaza, presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Cantabria, menciona que cada vez se habla más de estrategias de “desprescripción” de benzodiacepinas, orientadas a reducir el consumo de estos fármacos por parte de los pacientes. La pandemia ha tenido un impacto significativo en la salud mental de la población, lo que se ha reflejado en un aumento de la prescripción de estos medicamentos.

Reflexiones sobre la Estructura Sanitaria

Carlos Pajares, director del centro hospitalario Padre Menni de Santander, señala que España es uno de los países de la UE con mayor consumo de psicofármacos por habitante. Pajares sugiere que la estructura sanitaria actual, que pasa directamente de la atención primaria a la especializada, tiende a medicalizar en exceso debido a la falta de recursos intermedios.

Discriminación entre Ansiolíticos y Antidepresivos

Jesús Artal, jefe de servicio de Psiquiatría del Hospital Valdecilla, enfatiza la importancia de discriminar entre ansiolíticos y antidepresivos al reflexionar sobre la prescripción adecuada. Mientras que se busca diversificar los tratamientos para la ansiedad, Artal no se alarma por el uso de antidepresivos y enfatiza que no todos los medicamentos psiquiátricos son perjudiciales si se utilizan correctamente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí