El teriyaki es una técnica culinaria que consiste en cocinar los alimentos en una salsa dulce, ya sea al horno o a la parrilla. La palabra deriva de “teri”, refiriéndose al brillo o lacado que le aporta la salsa en la que se baña, y “yaki”, indicando el método de cocina sumergiendo el producto dentro de la salsa.

Podemos hacer teriyaki con diferentes tipos de carnes o pescados, ya sea en piezas de bocado o en lomos enteros, ensartados en brochetas o tal cual. Las alitas de pollo en salsa teriyaki son una de las combinaciones más populares y están, literalmente, para chuparse los dedos. Se trata de una receta muy sencilla y rápida de preparar, incluso haciendo la salsa casera. 

La única dificultad quizá sea el conseguir los ingredientes japoneses de esta salsa. Aunque hoy en día la mayoría de supermercados están bien abastecidos de productos internacionales y, si no es el caso, existen muchas tiendas de productos asiáticos a las que podemos acudir. El resto es coser y cantar.

Información de la receta

  • Tiempo de preparación: 30 minutos
  • Tiempo de cocción: 30 minutos
  • Tiempo total: 1 hora
  • Raciones: 2
  • Categoría: plato principal
  • Tipo de cocina: asiática
  • Calorías: 305 kcal por cada 100 g

Ingredientes de las alitas de pollo en salsa teriyaki para 2 personas

Para la salsa teriyaki:

  • 75 g de salsa de soja
  • 75 g de mirin
  • 25 g de sake
  • 25 g de azúcar

Para las alitas:

  • 6 alitas de pollo
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • 1 trozo de jengibre fresco (aproximadamente 1 centímetro)
Ingredientes de las alitas de pollo en salsa teriyaki *

Cómo hacer alitas de pollo en salsa teriyaki

La salsa teriyaki es perfecta para lacar y dar un tono caramelizado cualquier tipo de carne, especialmente el pollo, y pescados grasos como el salmón o el atún. Tiene un sabor intenso y dulzón que engancha y, aunque se puede comprar en cualquier gran superficie o en tiendas especializadas en productos asiáticos, hacerla en casa está chupado.

Mezclamos la salsa de soja, el mirin, el sake y el azúcar en un cazo y calentamos. Removemos de vez en cuando para que se disuelva el azúcar. Cuando empiece a hervir bajamos el fuego y cocemos durante 15-20 minutos o hasta que se haya reducido a una tercera parte.

Retiramos del fuego y dejamos enfriar antes de usar. La salsa espesa al perder temperatura y queda con una textura similar a la del caramelo líquido.

Preparación de la salsa teriyaki *

Mientras tanto limpiamos bien las alitas, retirando posibles plumas. Las partimos en tres, cortando por las articulaciones. Guardamos las puntas para hacer caldo y nos quedamos con el resto, que son las piezas que más chicha tienen.

Despiece de las alitas de pollo *

Introducimos las alitas de pollo en un recipiente hondo y salpimentamos al gusto. Pelamos una pieza de jengibre de, aproximadamente, un centímetro y lo pasamos por un rallador fino. Lo agregamos a las alitas.

Preparación para marinar las alitas de pollo *

Regamos con la salsa teriyaki y removemos bien para que las alitas queden impregnadas de la marinada por todos lados. Tapamos el recipiente y lo guardamos en la nevera durante un mínimo de 15-20 minutos. Cuanto más tiempo marinemos el pollo, más sabroso quedará.

Alitas de pollo marinando en salsa teriyaki *

Tomamos dos piezas de pollo y las ensartamos en brochetas. Las colocamos sobre una bandeja de horno cubierta con papel vegetal. Si no tenemos brochetas o preferimos prescindir de ellas, podemos colocar las alitas directamente sobre la bandeja. Las pincelamos con la marinada que queda en el recipiente.

Alitas de pollo ensartadas y listas para horno *

Introducimos la bandeja en el horno, precalentado a 200 ºC con calor arriba y abajo, y cocemos durante 20-25 minutos de horno. Retiramos, espolvoreamos con un poco de sésamo (opcional) y dejamos atemperar un par de minutos antes de servir.

Alitas de pollo en salsa teriyaki listas para emplatar *

Resumen fácil de preparación

  1. Cocemos los ingredientes de la salsa a fuego suave hasta reducir a un tercio de su volumen inicial
  2. Separamos las alitas en tres partes, cortando por las articulaciones
  3. Colocamos las piezas con más carne en un recipiente hondo (guardamos las puntas para hacer caldo)
  4. Añadimos sal, pimienta, jengibre rallado, la salsa teriyaki atemperada y mezclamos bien
  5. Marinamos las alitas durante 15-20 minutos, en la nevera
  6. Colocamos en una bandeja de horno, cubierta con papel vegetal
  7. Cocemos en el horno, precalentado a 200 ºC con calor arriba y abajo, durante 20-25 minutos
  8. Servimos espolvoreadas con semillas de sésamo y arroz cocido