China dejará de exigir pruebas de covid para entrar a espacios públicos como supermercados tras las protestas de los folios en blanco. Pekín da nuevos pasos hacia la relajación de sus estrictas medias antipandémicas en vigor desde principios de 2020

Un relajamiento general de las restricciones tras la histórica ola de protestas que ha sacudido el país no vistas desde el movimiento estudiantil de 1989. Para empezar, las nuevas pautas sanitarias relajan el alcance de los test PCR que era casi rutinario bajo la polìtica cero covid. También se minimizarán los confinamientos: las personas con casos de covid no graves podrán aislarase en sus casas en vez de ser enviados a instalaciones gubernamentales. Además, la población no tendrá que mostrar a diario un código sanitario verde que permite entrar en edificios y espacios públicos excepto en sitios sanitarios y educativos. Las personas que viajen entre provincias no deberán suministrar un resultado de test en las 48 horas previas y tampoco necesitarán ya hacerse otro test al llegar a destino.

Pese a que el aparato de censura chino es el más sofisticado del planeta, internet ha desempeñado un papel clave en las protestas contra la política de covid cero. Pekín también ha multiplicado la presencia policial en la calle en las últimas semanas con muchas detenciones en un contexto de hartazgo tras tres años de duras políticas anticovid. El anuncio de de relajamiento de este miércoles se da, además, después de que el gobierno chino divulgara nuevas cifras que ponen n en evidencia el fuerte impacto económico de la polìtica de cero covid.