«Es un presupuesto social, inversor, comprometido con la reactivación económica y que da respuesta a los sectores económicos más afectados por la crisis sanitaria, que tiene como base los acuerdos por unanimidad de la comisión de reactivación». Así definió el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, las cuentas de este ejercicio para la ciudad, que este martes fueron aprobadas «con un amplio consenso» gracias a los votos a favor del PSOE (13) y de Cs (4), en base al acuerdo firmado entre ambas formaciones, y la abstención de Adelante Sevilla. El proyecto solo contó con los diez votos en contra del PP y Vox, ocho y dos respectivamente, que presentaron sendas enmiendas a la totalidad que finalmente no han prosperado.

El Presupuesto de 2021, con un gasto total consolidado de algo más de mil millones de euros, tiene como objetivo primordial paliar la crisis económica, social y sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus. Las cuentas parten con una caída ya prevista de los ingresos por culpa de la Covid, así como por las bonificaciones de tasas a los sectores más afectados –taxistas, cocheros de caballos, hostelería, etc.–, con un impacto previsto de seis millones de euros de euros. 

Sin embargo, el Consistorio ha conseguido mantener un volumen de gasto similar al del ejercicio anterior gracias, sobre todo, a la operación de superávit de 2019, que ha permitido la reutilización de 21 millones, así como por el incremento de 15 millones en las transferencias del Estado, la búsqueda de nuevas vías de financiación –como las inversiones a través del Patrimonio Municipal del Suelo– o el recurso a un crédito de 29 millones.

Escudo social

Del total del presupuesto, el capítulo de personal alcanza los 551,8 millones de euros, un 1,6% más respecto al año pasado, para sostener los servicios públicos que se prestan, con 79 millones de transferencias a Tussam y otros 97,3 a Lipasam.

Las cuentas destinan también 80 millones de euros a las políticas de Bienestar Social y otros 17 a las de Empleo, para reforzar el escudo social e impulsar programas de inserción laboral, de atención a menores y a personas sin hogar, entre otras medidas.

La partida de inversiones asciende a 92,3 millones de euros, por encima de la cifra registrada el pasado año. Entre los agentes inversores destacan Emvisesa, con 15,3 millones de euros; Urbanismo, con 31,4; el Ayuntamiento, con 28 millones; el IMD, con otros 3; Tussam, con 7,7 millones; y Lipasam, con 4,6.

Las políticas para transformar el modelo de ciudad contarán con 20 millones de euros para Transición Ecológica y otros 16,2 para Movilidad, lo que permitirá sacar adelante proyectos como la ampliación del Metrocentro o el Plan Respira Sevilla.

La transformación digital es otro de los ejes de este proyecto presupuestario, con una dotación de más de cinco millones de euros; así como la salud y la prevención de contagios, con seis millones de euros que permitirán, entre otras cuestiones, mantener las labores de desinfección y baldeo; y la inversión en patrimonio como estrategia para la reactivación, con actuaciones en el parque de María Luisa, el Museo Bellver o los teatros Alameda y Lope de Vega.

VOLVER A PORTADA

📢Compartir en...👇