El barómetro de octubre publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) apunta a que el nuevo gravamen que el Ejecutivo quiere imponer a las fortunas superiores a los tres millones de euros no les pasará factura en las urnas: más del 80% de los españoles está “bastante de acuerdo” en que paguen más impuestos los que más tienen. “Necesitamos recursos económicos, necesitamos impuestos”, sostuvo Sánchez en la tribuna del Congreso hace unas semanas y los ciudadanos parecen coincidir.

Durante más de una hora, el presidente dejó claro el pasado martes que el Gobierno tiene la intención de poner toda la carne en el asador para proteger el Estado de Bienestar, pero para eso es necesario “la corresponsabilidad fiscal”. El jefe del Ejecutivo lleva semanas reivindicando la necesidad de fortalecer los servicios públicos y, para ello, la obligación de elevar la recaudación del Estado. Ha llegado a advertir que las políticas del PP de rebajas de impuesto solo conllevarían la destrucción de la sanidad pública.

Con esta intención, el Gobierno anunció una reforma fiscal a finales de septiembre que incluye el llamado ‘impuesto de solidaridad’ que gravará a las fortunas superiores a los tres millones de euros. Sánchez no ha parado de decir desde entonces que cuenta con el apoyo de la ciudadanía y así parece ser. El 52,5% de los encuestados por el CIS se mostraron muy de acuerdo “con el criterio de que pagen más impuestos los que más riqueza tienen” y un 28,1% aseguró estar bastante de acuerdo.

El pasado martes, Sánchez retó a Feijóo a decir si él estaba o no a favor de este nuevo impuesto. El jefe del Ejecutivo le presionó afirmando que muchos votantes del PP respaldan la creación de este gravamen que, de ser aprobado, estará en vigor durante 2023 y 2024. Según el barómetro del CIS, el 58,5% de los españoles que en 2019 votaron a Pablo Casado consideran que los más ricos deben contribuir en mayor medida. Unas cifras muy similares a las que se repiten entre el electorado de Vox y de Ciudadanos.