Isabel Díaz Ayuso anunciará este lunes, en el transcurso de la primera jornada del debate sobre el estado de la región, una subida salarial para los docentes madrileños de hasta 1.260 euros al año, que se hará efectiva a partir de enero de 2023, así como una inversión educativa de 20 millones para incentivar su productividad a través de nuevos complementos salariales.

Así, la presidenta madrileña avanzará que los profesores de Secundaria y Bachillerato se beneficiarán de una cantidad de 90 euros al mes, mientras que en el caso de los maestros de Primaria será de 75. Esto hace que el incremento, que entrará en vigor el próximo 1 de enero, se sitúe entre los 1.260 y 1.050 euros anuales, respectivamente, cantidades a las que habrá que sumar los incrementos que se establezcan en los Presupuestos Generales del Estado.

De esta iniciativa en educación, que conlleva una inversión de 120 millones de euros, se beneficiarán 86.000 docentes de la región ya que se incluyen todos los que trabajan en centros sostenidos con fondos públicos, es decir, tanto públicos (61.041) como concertados (25.348).

Asimismo, el Ejecutivo autonómico, en su “objetivo aumentar la calidad del sistema y de la formación del profesorado”, también va a invertir otros 20 millones de euros, ligados a productividad con complemento salariales, como incentivo para mejorar las nóminas de aquellos que lleven a cabo proyectos en sus centros para enriquecer la oferta educativa de la región y la atención al alumnado.

1.266 nuevos profesores

Estas medidas llegan con el comienzo del curso escolar 2022/23 y el refuerzo de docentes para los centros públicos que anunció Ayuso hace dos semanas. En concreto, se incorporan este curso 1.266 nuevos y se mantiene el número de profesionales (2.120) contratados con carácter excepcional durante el pasado año académico como refuerzo para paliar las carencias educativas que los alumnos pudieran tener tras el confinamiento.

En este sentido, el Consejo de Gobierno aprobó recientemente destinar 8,7 millones de euros para contratar a 219 efectivos de Educación Infantil. Este presupuesto servirá para la reducción de ratios en los centros educativos, una medida que comienza este mes su implantación de forma paulatina y que se inicia en el primer curso del segundo ciclo de Infantil.

De esta forma, las clases de niños de 3-4 años han arrancado con un máximo de 20 alumnos, en lugar de los 25 que había hasta ahora, y la media ha pasado de 22 a 18,7, lo que se traduce en la creación de 150 nuevos espacios para esta etapa educativa.

Con estas cifras, la plantilla de profesores en el sistema público alcanza el mayor número desde que Díaz Ayuso es presidenta de la Comunidad de Madrid con el objetivo de seguir “ahondando en la mejora de la calidad educativa”. Así, se suman desde entonces 8.041 nuevos profesionales hasta los 61.041, lo que supone un incremento porcentual del 15,2% mientras que, en este periodo de tiempo se ha incrementado un 2,4% el número de alumnos.