desabastecimiento de productos en los supermercados. De cara a las próximas Navidades se teme no poder conseguir el tan codiciado pavo o ‘puding’ para el postre así como poder tener el depósito de combustible lleno. Algunos locales han vendido hasta 1.500 crestas en un solo día y en muchos de esos establecimientos ya no tienen pavo a la venta.

Las medidas del Gobierno de Boris Johnson no están dando sus frutos, de los 5.000 visados temporales para transportistas solo se han cubierto 127 plazas y solo 600 cerdos han sido sacrificados por falta de personal por lo que los británicos tendrán que recurrir a importar de Francia carne. Pero el país galo ha subido el tono de conflicto y denuncia que no se están respetando los acuerdos de pesca y si no lo hacen amenazan con dejarlos sin luz a pocas semanas de la Navidad.

La prensa sensacionalista británica acusa a Francia de querer robarles la Navidad. París exige a la UE “más firmeza” ante el Gobierno de Johnson que ha concedido solo un puñado de licencias a los pescadores galos para faenar en el canal (64 de las 169 solicitadas). En el acuerdo in extremis del Brexit pactaron dejar pescar por cuotas a los pescadores comunitarios en aguas británicas.

Según los mismos tabloides los pescadores amenazan con cerrar el paso de Calais y el Canal de la Mancha.

 

VOLVER A PORTADA