La elaboración de los takoyaki, un plato originario de la región de Kansai, es sencilla, pero necesitamos una plancha específica para cocinarlos, que aunque podemos conseguir de manera fácil, no es habitual en nuestras cocinas. Y tampoco son habituales en nuestras despensas algunos de los ingredientes que llevan y aunque la mayor parte los podemos comprar en nuestro supermercado de siempre, otros tenemos buscarlos en tiendas de comida asiática o en comercios online.

Para hacer esta receta me he documentado, he visto recetas que me han servido de inspiración y, aún a riesgo de ser muy osada, he adaptado algún ingrediente que no tenía y me resultaba difícil o imposible de conseguir. Al igual que en cualquier otra receta, no hay una única manera de hacerlos y a pesar de tener una base común, hay múltiples variaciones, tanto en los ingredientes como en las proporciones y texturas de la masa. En este caso y después de algunas pruebas con mis harinas, he conseguido la combinación que me ha gustado, tanto en textura como en sabor. La masa no puede quedarnos demasiado densa, pues el resultado sería un mazacote, pero tampoco demasiado líquida, pues no tendrían consistencia y nos quedarían muy crudos por dentro. Tienen que quedar tostados y crujientes por fuera y tiernos y esponjosos en el interior.

Interior jugoso de un takoyaki *

Información de la receta

  • Tiempo de preparación: 1 hora
  • Tiempo reposo: 30 minutos
  • Tiempo de cocción: 10 minutos
  • Tiempo total: 1 hora y 40 minutos
  • Raciones: 4
  • Categoría: entrante
  • Tipo de cocina: japonesa
  • Calorías: 80 Kcal por ración

Ingredientes de los takoyaki para 4 personas

Para el caldo dashi:

  • 350 ml de agua
  • 10 g de copos de bonito seco (katsuobushi)
  • 6 g de alga kombu deshidratada

Para la pasta:

  • 100 g de harina de todo uso
  • 1 huevo
  • 300 ml de caldo dashi
  • 3 g de sal
  • 10 g de levadura en polvo tipo royal
  • 15 ml de salsa de soja
  • Aceite de oliva para engrasar la plancha
  • 30 g de puerro picado o cebolleta
  • 5 colas de camarón
  • 15 g de jengibre picado
  • 80 g de pulpo cocido

Para la salsa takoyaki:

  • 15 ml de salsa de tomate o kétchup
  • 5 ml de salsa de soja
  • 5 ml de salsa inglesa (perrins)
  • 7 ml de miel
  • 2,5 ml de mostaza

Para decorar:

  • Mayonesa
  • Salsa takoyaki
  • Escamas de bonito seco
  • Algas kombu pulverizadas

Ingredientes de los takoyaki *

Cómo hacer los takoyaki

Primero preparamos los ingredientes que luego utilizaremos en la elaboración de los buñuelos, cómo el caldo dashi, el polvo de camarón  y la salsa para los takoyaki.  Podemos hacer también una falsa “mayonesa japonesa” añadiendo a una cucharada de mayonesa clásica un poco de mostaza y miel. Yo he utilizado un poco de mayonesa normal, pues es muy poca la cantidad que necesitamos y sólo en la decoración.

El caldo dashi, es un caldo básico, muy aromático que se utiliza en gran cantidad de platos en la cocina japonesa. Su elaboración es sencilla y con sólo tres ingredientes; agua, alga kombu y escamas de bonito. Para hacerlo, me he basado en la receta que aparece en el libro de Stevan Paul “Cocina Japonesa. Primero hidratamos el alga, en la propia olla donde haremos el caldo, la dejamos a remojo con 350 ml de agua durante media hora. Cuando se ha hidratado, acercamos la olla al fuego y antes de que rompa a hervir la apartamos. Dejamos reposar un par de minutos más y retiramos las algas. Esparcimos los copos de bonito por la superficie, esperamos unos minutos y cuando se han ido al fondo, colamos el caldo y lo dejamos enfriar para hacer la masa de los takoyaki.

Mientras se va enfriando el caldo, preparamos el resto de los ingredientes. Picamos el puerro muy finito y el jengibre, que en este caso es fresco pero lo habitual es usar jengibre encurtido. Aparte vamos tostando los camarones, para hacer las escamas o pulverizarlo. Ponemos las colas en una sartén, la acercamos al fuego y cuando estén tostaditas y secas las apartamos y pulverizamos los camarones  en un mortero o en un procesador de alimentos.

Haciendo escamas de camarón *

Hacemos también la salsa para los takoyaki, simplemente mezclando todos los ingredientes en un recipiente y la guardamos en la nevera.

Ingredientes para la salsa de takoyaki *

Una vez el caldo dashi está frío, hacemos la masa de los takoyaki. Empezamos batiendo el huevo y añadimos el caldo y la salsa de soja. Aparte mezclamos la harina con la sal y el polvo de hornear y vamos tamizando encima de nuestra masa poco a poco. Mezclamos con unas varillas y seguimos añadiendo la harina. Lo batimos bien y cuando la mezcla está integrada la tapamos y la dejamos reposar en la nevera un mínimo de media hora.

Preparando la masa de los takoyaki *

Mientras la masa reposa, vamos cortando el pulpo en trozos pequeños y proporcionales al tamaño de las cavidades de nuestra plancha de takoyaki, que pondremos ya en el fuego para que se vaya calentando.

Pulpo troceado para usar en Takoyaki *

Cuando la plancha está caliente, con un pincel, ponemos aceite generosamente en los huecos y echamos la masa, llenándolos hasta los 2/3. Añadimos los trozos de pulpo, uno en cada hueco y espolvoreamos con el camarón, jengibre picado y el puerro. Añadimos un poco más de masa, cubriendo incluso los bordes de la sartén y esperamos a que cuaje un poco para empezar a girar el buñuelo.

Takoyaki formandose en la plancha *

Ayudándonos de unos palillos, vamos separando la masa y girando los buñuelos, dejándolos de lado. Añadimos un poco más de pasta, para rellenar de nuevo el hueco y seguimos girándolos, cuidando de ir recogiendo los bordes hacia dentro. Cuando tenemos ya el buñuelo perfectamente formado, continuamos volteándolo para que se vaya tostando por fuera y que no se queme.

Takoyaki ladeados en la plancha *

Una vez están dorados, los sacamos y los colocamos en el recipiente dónde los serviremos. En los puestos callejeros de comida rápida los sirven en las míticas lanchas de papel, pero en mi caso he utilizado un plato de madera.

Bandeja de takoyaki lista para servir *

Los pincelamos con la salsa takoyaki, decoramos con la mayonesa haciendo unos hilos finos y los espolvoreamos con las algas y las escamas de bonito seco, que se moverán encima de los buñuelos imitando los tentáculos del pulpo.

Decorando bandeja de takoyaki con escamas de bonito *

Y ya los tenemos listos para comer. Aunque los tradicionales son rellenos de pulpo, podemos hacer variaciones utilizando gambas o cualquier otro ingrediente que nos guste de relleno. Cómo siempre, echémosle imaginación para adaptar las recetas a nuestros gustos.

Resumen fácil de preparación

  1. Mezclamos los ingredientes para hacer la pasta de los takoyaki
  2. Mientras la masa reposa, cortamos y preparamos el resto de ingredientes y salsas
  3. Calentamos la plancha de takoyaki, ponemos aceite y echamos masa en cada una de las cavidades
  4. Ponemos el trozo de pulpo, jengibre y el puerro y cubrimos con un poco más de masa
  5. Cuando se han cocinado un poco, le vamos dando la vuelta y añadimos más masa si es necesario
  6. Vamos girando y formando los takoyaki cuidadosamente y cuando están crujientes y dorados los retiramos
  7. Los pincelamos con salsa takoyaki, decoramos con mahonesa, algas y las escamas de bonito