uso obligatorio de mascarilla en interiores por la situación epidemiológica del coronavirus, el Gobierno de España ha anunciado que el fin de la medida llegará el próximo 19 de abril. Después de Semana Santa, el cubrebocas en espacios interiores dejará de ser obligatorio, siguiendo las recomendaciones de los expertos. En unos días diremos fin a la última restricción vigente contra el coronavirus en España.

Hay que matizar que habrá excepciones. El uso seguirá siendo obligatorio en centros sanitarios, sociosanitarios y en el transporte público. En el resto de sectores, Sanidad estudia dejar en manos de las empresas la obligatoriedad. La recomendación de los expertos siempre ha sido el uso de mascarilla en espacios cerrados donde se puedan concentrar muchas personas.

La mascarilla en espacios interiores pasa a ser una recomendación siempre que no se pueda respetar la distancia de seguridad estipulada en un metro y medio. Los expertos sanitarios recomiendan a los mayores de 60 años y a los más vulnerables el uso de la mascarilla. En lo espacios cerrados de uso público como tiendas, cines, museos, salas o centros comerciales ya no será obligatoria la medida. Pasa lo mismo en bares y restaurantes. Las empresas serán las encargadas ahora de decidir si es obligatorio o no.

Las empresas decidirán el uso obligatorio de mascarilla

Lo más normal y por norma general, las empresas y oficinas volverán a la normalidad en la que nos encontrábamos antes de la pandemia respecto al uso de mascarilla en interior. Los servicios de prevención de riesgos laborales valorarán la recomendación. Las autoridades sanitarias recomiendan siempre el uso de mascarilla cuando no se respete la distancia de seguridad de metro y medio.

El fin de la medida obligatoria no significa que los trabajadores no puedan acudir a sus puestos de trabajo con mascarilla. Todos los ciudadanos son libres de llevar o no el cubrebocas. Siguiendo las recomendaciones de la Ponencia de Alertas, seguirá siendo su uso obligatorio para el personal sanitario, pacientes y asistentes en los centros de salud.

Obligatorio en residencias de ancianos y transporte público

El transporte público y las residencias de ancianos son dos de las excepciones que se deben de respetar. Tanto el personal que trabaja en residencias, como los residentes y visitantes, tendrán que llevar obligatoriamente el cubrebocas debido a la vulnerabilidad en este tipo de centros. Con el objetivo de mantener y respetar la distancia de seguridad de 1,5 metros, el uso de mascarilla en el interior del transporte público seguirá siendo obligatorio. La ministra de Sanidad, Carolina Darias ha avanzado que en el resto de centros será una “recomendación de uso responsable, especialmente cuando hay aglomeraciones de personas y cuando se trate de personas vulnerables”.