El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha acusado este martes al PP y a JxCATde ser los grandes “nostálgicos” del 2017 y ha asegurado que la gran mayoría de españoles y catalanes no quieren “regresar a un pasado oscuro de confrontación y falta de convivencia”.

Sánchez ha respondido así en la sesión de control del Senado a una pregunta del portavoz de JxCAT, Josep Lluís Cleries, a quien ha asegurado que la reforma del delito de sedición no mermará la capacidad de defensa del Estado de derecho.

“El estado de derecho va a continuar teniendo herramientas para hacer frente a cualquier eventualidad que a ustedes se les pueda ocurrir. Esperemos que no”, ha agregado el jefe del Ejecutivo, para quien PP y JxCAT se han unido hoy en el Senado como los “separadores y separatistas” que, a su juicio, son.

Ha defendido las decisiones “muy valientes” que ha tomado el Gobierno, con la mesa de diálogo en Cataluña o las medidas de gracia para que pudieran salir de prisión los condenados del ‘procés’, y que no han sido compartidas, según ha reconocido, “por la mayoría social del país”.

Aún así, ha remarcado, la mayoría de los ciudadanos comparte que hoy “gracias a la voluntad de superar el trauma de 2017” Cataluña y España están mucho mejor.

Ha reprochado además a PP y JxCATque echen de menos “la confrontación” en Cataluña y ha recordado a Cleries que la Constitución está para ser respetada. “Si quieren cambiarla hay mecanismos, pero primero deben lograr una mayoría” para ello.

Para Sánchez, en JxCATse están “frotando las manos” a ver si “suena la flauta”, vuelve el PP al Gobierno y así pueden “volver al victimismo”, algo que “no va a pasar, pese a lo que dice (Alberto Núñez) Feijóo”.

Hay cosas que mirar en la democracia española, pero ninguna otra democracia en Europa puede dar lecciones a la española sobre este asunto, ha concluido el presidente.

Por su parte, el senador Cleries ha iniciado su intervención con una queja por no poder utilizar el catalán en la cámara y ha rechazado la reforma de la sedición, “que no derogación”, y que no está pensada para la “desjudicialización”, sino más bien en la línea del “a por ellos” y la represión y la persecución contra el 1 de octubre y el conjunto del independentismo “comprometido”.

Ha agregado que “en España se cambian las leyes penales para perseguir a una persona concreta” y conseguir la extradición del ex presidente catalán Carles Puigdemont.

“Quieren adaptar la ley para que les entreguen a unas personas concretas y encarcelarlas”, ha añadido Cleries, para quien el Gobierno sigue empeñado “en perseguir judicialmente y políticamente el derecho a decidir de una nación” y lo hace con una “alfombra roja a la arbitrariedad judicial”.

Ha reprochado a ERC que pida el apoyo a la reforma y ha preguntado a Sánchez si cree que el Gobierno “tiene sentido europeísta cuando actúa con total opacidad ante la comisión de investigación del Parlamento europeo por el espionaje con Pegasus” tras constatarse la “implicación” del Ejecutivo en el “catalangate” o cuando el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, no comparece ante la cámara europea por lo sucedido en Melilla.

Cleries ha asegurado que Puigdemont volverá en libertad a España “para culminar la libertad de Cataluña” y ha apostillado que el grado de convivencia en Cataluña es hoy el mismo que en 2017. 

VOLVER A PORTADA