Ocho comunidades de la mitad norte peninsular han activado este martes el aviso amarillo por fuertes rachas de viento, que oscilarán entre los 70 y los 90 kilómetros por hora, informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), en su página web.

Asturias tiene nivel amarillo (riesgo) por fuertes rachas máximas de viento del sur que alcanzarán los 90 km/h en puntos de la Cordillera y de los picos de Europa, e incluso 1000 km/h en cumbres; Cantabria alcanzará rachas máximas entre los 80-90 km/h en Líebana, centro y valle de Villaverde y en Cantabria del Ebro.

En Castilla y León todas las provincias continúan con alerta amarilla por vientos del suroeste que oscilarán entre los 70-90 km/h, con mayor intensidad en puntos del sistema Central, cordillera cantábrica, meseta y en la Ibérica, mientras que en Castilla-La Mancha, solo la provincia de Guadalajara sigue en amarillo por rachas de viento -80km/h- en Parameras de Molina.

La comunidad de Extremadura seguirá con fuerte viento en la provincia de Cáceres, sobre todo en el norte, donde las rachas alcanzarán los 70 km/h.

El País Vasco ha activado la alerta por vientos en la provincia de Álava por rachas máximas de 70km/h en zonas altas de la cuenca del Nervión y de la llanada alavesa, y en La Rioja, el viento dejará rachas fuertes de 90 km/h en zonas de la Ibérica.

Galicia también tiene activado el aviso amarillo por vientos costeros del sur y suroeste y fuerza 7 en las provincias de A Coruña y Pontevedra.

La Aemet avisa de que con la alerta amarilla no existe riesgo meteorológico para la población en general, aunque sí para alguna actividad concreta.