Chelsea y 3.600 del Manchester City, se concentran este martes y miércoles en la capital de España, que se blindará a la espera de los dos partidos que enfrentarán a estos equipos contra el Real Madrid y el Atlético en Champions League, respectivamente.

Entre la marea de aficionados ingleses, la Delegación del Gobierno espera a numerosos ‘hooligans’ en puntos céntricos de la ciudad en las horas previas a los dos partidos correspondientes a la vuelta de los cuartos de final de la Champions League, que se disputarán este martes y miércoles a las 21:00 horas en los estadios Santiago Bernabéu y Metropolitano, respectivamente.

Casi 1.500 efectivos

La Comisión Antiviolencia los ha declarado de alto riesgo, por lo que Delegación del Gobierno ha activado el dispositivo de seguridad habitual para este tipo de partidos, que desplegará en torno a ambos encuentros a cerca de 1.500 efectivos.

Agentes de la Policía Nacional y Municipal controlarán desde primera hora de este martes la seguridad en zonas céntricas, como la Plaza Mayor, donde habitualmente estos ‘hooligans’ consumen alcohol, y les acompañarán hasta el Santiago Bernabéu y el Metropolitano para evitar disturbios.

El control policial se sumará al refuerzo, sobre todo por la noche, que se ha activado en la capital con motivo de la Semana Santa.

En el dispositivo de seguridad que se desplegará en torno al Real Madrid-Chelsea de este martes participarán 300 agentes de la Policía Nacional procedentes de varias unidades, que vigilarán las zonas cercanas al estadio.

A ellos se unirán 70 agentes de la Policía Municipal de Madrid, 30 componentes del SAMUR-Protección Civil, tres unidades del Cuerpo de Bomberos, 64 miembros de Cruz Roja y 1.011 vigilantes de seguridad del propio club de fútbol.

El número de efectivos será similar en el operativo organizado para el Atlético de Madrid-Manchester City del miércoles, aunque a él se sumarán varias decenas de agentes de la Policía Nacional, han indicado fuentes de la Delegación del Gobierno.