Madrid hace caso a sus vecinos, paraliza la tala de árboles y modificará la ampliación de Metro

La Comunidad de Madrid ha paralizado la tala de árboles prevista en la zona de Madrid Río y modificará el proyecto constructivo de la ampliación de la Línea 11 de Metro de Madrid. Según ha explicado el Ejecutivo regional en un comunicado, el principal objetivo de esta medida es que en las zonas donde haya afectación de arbolado se trasplante el mayor número de ejemplares posibles. Para ello, la Consejería de Transportes e Infraestructura encargará un análisis individualizado de cada árbol.

El consejero de Transportes e Infraestructuras, David Pérez, ya abrió la puerta el pasado jueves en los pasillos de la Asamblea de Madrid a hacer modificaciones con el objetivo de minimizar la afectación al arbolado.

La pasada semana la vecindad de Arganzuela comenzó una serie de movilizaciones para proteger los ejemplares de Madrid Río que iban a ser talados a la altura del barco pirata para dar cabida a la estación de la L11 dentro del parque. Una cadena humana y carteles con los que «apadrinaban» los ejemplares fueron el preámbulo de la concentración de este sábado, simultánea en Madrid Río, Comillas y Moratalaz. Allí demandaron que la ampliación no supusiera la pérdida de 1.027 ejemplares, como había confirmado que pasaría el Ejecutivo regional.

Este rechazo no se limitó a la calle, sino que una asociación vecinal y Ecologistas en acción solicitaron medidas cautelarísimas, la primera ante Fiscalía y la segunda ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Entre los argumentos que sustentaron esta vía legal se incluía que la modificación de la localización -que pasó del Paseo de Yeserías, como contemplaba en 2019, a dentro del parque- podría no haber cumplido los trámites de información pública necesarios.

Desde la Comunidad de Madrid han recordado este lunes que tras salir a información pública y recoger las alegacionesse modificó para añadir una nueva estación, la de Comillas, a petición de los vecinos y del Ayuntamiento de Madrid. El trazado original de la Línea entre Conde de Casal y Plaza Elíptica solo contemplaba la creación de la nueva estación de Madrid Río, además de conexiones con Palos de la Frontera y Atocha.

Estudio favorable de impacto ambiental

«En todo momento se ha contado con el Estudio de impacto ambiental requerido para este tipo de proyectos y con la Declaración de impacto ambiental favorable», han defendido desde el Ejecutivo regional. Precisamente este informe era otra de las cuestiones que ponían en duda desde la vecindad y los Ecologistas.

Recoge también la Comunidad que durante la fase de redacción de proyecto, la estación de Madrid Río se desplazó unos metros debido a distintos condicionantes técnicos, como la modificación del trazado del túnel al incluir la estación de Comillas, así como para evitar la cercanía con otras infraestructuras como el nudo de la M-30 en el Puente de Praga, las tuberías de aducción de Canal de Isabel II y líneas de alta tensión que discurren por la zona.