Kyrie Irving no podrá competir ni entrenar por su negativa ante vacunarse del coronavirus, por lo que queda temporalmente apartado de sus compañeros”.

Las medidas sanitarias de Nueva York son muy claras e Irving tendrá imposible jugar ni siquiera los partidos en los que el equipo neoyorquino juegue de visitante. Kyrie no ha confirmado en ningún momento si se ha vacunado o no. Pero no ha sido visto con el equipo en Nueva York, donde el mandato defiende que todo jugador que quiera participar debe haberse vacunado según las normas sanitarias.

“Irving ha dejado claro la opción de este asunto, y que su idea es clara”, comentaba Sean Marks, mánager general de los Nets. También ha alegado que “respetan que Kyrie tenga una opción, pero que se tomará la decisión que más le convenga a la organización”.

Los clubes no pueden revelar detalles acerca de la salud de los jugadores, pero cuando ayer se le preguntó a Marks sobre si Irving estaba vacunado, este respondió: “Si estuviera vacunado, no tendríamos esta conversación“, por lo que dejaba muy claro la respuesta sobre si Irving lleva la vacuna o no.

El entrenador de los Nets, Steve Nash, confirmaba que los Nets perderían a Kyrie en algunos partidos. Pese a que Irving entrenó al aire libre el pasado sábado, por ahora se perderá todos los partidos y no podrá estar disponible para la exhibición de Brooklyn el lunes en Filadelfia.

“La esperanza es que tengamos a Kyrie de vuelta, le recibiremos con los brazos abiertos cuando la situación cambie. Pero de momento, tenemos que centrarnos en el resto del equipo”, comentaba Marks, que no anticipaba la fecha de vuelta de la estrella base ni si el club tomaría la decisión de traspasarle.

Competición explicaba que no se le pagaría el sueldo a los jugadores que se perdieran los partidos que no eran elegibles, pero Marks alegaba que “a Irving se le pagará por los partidos fuera de casa”.

Apoyo dentro del vestuario

Los jugadores de los Nets declararon que apoyaban totalmente la decisión del jugador, pero que tenían miedo de la reacción de su propia afición. Cabe recordar que la ciudad de Nueva York y el equipo sufrieron muchísimo la pandemia en marzo de 2020; el propio pabellón de los Brooklyn Nets fue convertido esta primavera en un centro de vacunación.

 

VOLVER A PORTADA