Recesión, pero “suave y corta”. Una amplia mayoría de los consejeros delegados de empresas españolas, en concreto el 96%, prevé que se producirá una recesión económica en los próximos 12 meses (retroceso del crecimiento), aunque un 64% cree que será suave y de breve duración, según el informe KPMG CEO Outlook 2022, en el que han participado 1.325 consejeros delegados de todo el mundo pertenecientes a empresas con una facturación superior a 500 millones de dólares, 50 de ellos españoles.

En el caso de España, un 86% de los encuestados señala que una nueva recesión dificultaría la recuperación tras la pandemia y uno de cada cinco (22%) estima que sus ingresos se verían reducidos en al menos un 10% en ese escenario. Estas previsiones se trasladan al empleo: el 52% ha congelado la contratación, un 48% ha valorado reducir su plantilla y un 38% prevé hacerlo en los próximos seis meses.

Estos pronósticos se producen poco después de que el Gobierno rebajara su previsión de crecimiento para el año que viene en seis décimas, hasta el 2,1%, mientras que el Banco de España o el Fondo Monetario Internacional lo han rebajado al 1,4% y al 1,2%, respectivamente.

De todas formas, las previsiones de las empresas son optimistas para el medio plazo: el 98% de los consejeros delegados españoles confían en el crecimiento de la economía nacional y en el de sus organizaciones en los próximos tres años y tres de cada cuatro (72%) anticipan que el número de trabajadores de su organización aumentará en ese periodo.

El presidente de KPMG en España, Juanjo Cano, destaca que “los CEO españoles muestran una actitud cauta sobre la evolución de la economía en los próximos meses y están adoptando con agilidad medidas que protejan sus organizaciones en un entorno incierto y volátil como el actual“, como ha advertido el FMI.

El máximo directivo de la consultora destaca que los altos ejecutivos “confían en la buena evolución económica a medio plazo, por lo que orientan agendas corporativas a continuar avanzando en la transformación de sus organizaciones en los próximos años, poniendo especial foco en la transformación digital y la propuesta de valor al empleado”.

En lo que respecta a las medidas que han adoptado los primeros ejecutivos españoles para afrontar los desafíos inmediatos, un 70% ha redefinido su política de precios para reflejar el incremento de los costes, un 58% ha impulsado soluciones para aumentar la productividad y un 54% ha relocalizado operaciones, reducido su margen de beneficio o diversificado su cadena de suministro.

CADENA DE SUMINISTRO

Y es que la cadena de suministro se sitúa como el aspecto de la gestión corporativa que genera inquietud entre un mayor porcentaje de consejeros delegados españoles: uno de cada cinco encuestados (20%) la señala como su principal preocupación. 

Las previsiones a corto plazo también están obligando a redefinir las estrategias de digitalización, si bien el impacto es más comedido en nuestro país que en el conjunto de países analizados. Mientras que globalmente un 77% de los CEO ha paralizado su estrategia de transformación digital o va a hacerlo en los próximos seis meses, en España el porcentaje es del 58%. De hecho, para uno de cada cuatro CEO encuestados en España (24%), avanzar en la transformación digital y la conectividad entre negocios es su principal prioridad operativa para alcanzar sus objetivos de crecimiento en los próximos tres años.

En este ámbito, la incertidumbre geopolítica ha incrementado la relevancia de la ciberseguridad en las agendas corporativas. Dos de cada tres CEO españoles (68%) afirman que en su organización existe una mayor preocupación por un posible ciberataque. Cabe destacar que el porcentaje de primeros ejecutivos que considera que su organización no está suficientemente preparada ante este tipo de amenazas aumenta 18 puntos en nuestro país hasta alcanzar el 30% con respecto a 2021.

Junto con la digitalización, la prioridad más destacada por los CEO españoles para alcanzar sus objetivos de crecimiento es la propuesta de valor al empleado: también la señala un 24% de los encuestados. Los retos de la economía global también afectan a las estrategias para atraer y fidelizar talento: tres de cada cuatro CEO españoles (76%) se muestran preocupados por el impacto del entorno inflacionista y del aumento del coste de vida en la fidelización del talento.

Uno de los aspectos que está adquiriendo una creciente relevancia es el desempeño de la compañía en el ámbito de la responsabilidad social. Un 52% de los CEO españoles afirma que los programas ESG contribuyen a mejorar los resultados financieros de la compañía, dos puntos porcentuales más que el año pasado. Un crecimiento aún mayor experimenta el porcentaje de primeros ejecutivos que percibe que los grupos de interés han incrementado significativamente sus demandas de información y transparencia sobre la actividad ESG de sus organizaciones: en España pasa del 58% en 2021 al 74% en esta edición.

No obstante, ante una posible recesión, los CEO españoles también están reevaluando sus estrategias en el ámbito ESG, igual que lo están haciendo en otras áreas corporativas: un 48% de los CEO españoles ha paralizado o reconsiderado sus planes en esta materia y un 46% prevé hacerlo en los próximos seis meses.