exámenes de recuperación de septiembre podrían tener punto y final este mismo curso 2021-2022 para los jóvenes que estudian Educación Secundaria (ESO). Así lo regula el borrador del nuevo real decreto Ley de Educación donde, aunque aún no se trate de la legislación final, se indica que estas pruebas se eliminan para los alumnos de 12 a 16 años.

La clásica ‘segunda oportunidad’ en caso de haber suspendido una asignatura que cientos de alumnos vivieron en la generación del EGB, de la LOE y del la Lomce, ya no existirá. De esta forma, el Gobierno busca implantar una nueva filosofía para que la mala nota pueda ser corregida a tiempo. Además, este mismo borrador, recoge que un alumno podrá pasar de curso directamente sin tener que aprobar una convocatoria extraordinaria en las materias que tenga pendiente. Siempre y cuando, eso sí, lo considere el profesor al que le corresponda la decisión.

Sin embargo, esta opción no será posible para los alumnos de Bachillerato, que seguirán teniendo que lidiar, en caso de suspender alguna asignatura, con el estudio en las tardes de verano.

Ni en junio, ni en septiembre

Ha sido una decisión apoyada por las Comunidades Autónomas, según confirman fuentes del Ministerio de Educación. A la vista de la propuesta, los diferentes territorios habrían dado el visto bueno aunque aún está pendiente de negociar y de aprobarse en una Conferencia Sectorial de Educación.

Lo cierto es que ya en varios institutos de toda España se había optado por realizar estos exámenes de recuperación a finales de junio en vez de en septiembre con el fin de permitir que el alumno tuviese ese periodo de descanso después de un largo año de trabajo. Sin embargo, el hecho de haber trasladado estos exámenes a junio había supuesto un verdadero quebradero de cabeza en la docencia.

Apuesta por una educación más individualizada

Era muy difícil que un niño aprendiera en tan solo 15 días lo que no había conseguido asimilar durante todo un año. A efectos prácticos, tampoco no era una opción viable para los alumnos con mejores notas porque durante el mes de junio se dejaba de dar temario para que los que iban más retrasados tuviesen ese tiempo para reestudiar lo anterior. El resultado final es que ni unos ni otros aprenden. Por eso, se ha buscado esta otra medida.

La retirada de los exámenes de recuperación tiene como objetivo ultimo que los colegios y los profesores presten una educación más individualizada a los alumnos. Algo que deja al nuevo curso 2021-2022 en nuevo paradigma donde los suspensos serán el centro de atención.

 

VOLVER A PORTADA