Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión social en el Estado Español (EAPN-ES), en nuestro país un total de 4,5 millones de personas, lo que supone el 9,5% de la población, vive en situación de pobreza severa en España.

De este porcentaje de la población, el 72% de las personas son españolas, así lo anuncia el II Informe ‘El Mapa de la Pobreza Severa en España. El Paisaje del Abandono’.

El umbral de renta para considerar que una familia vive en pobreza severa es de 6.417,3 euros al año, lo que significa que sobrevive con unos 280 euros al mes, así se recoge en los últimos datos de la Encuesta de Condiciones de Vida. En el caso de una sola persona, se considera en pobreza severa si vive con 535 euros al mes.

Con estos sueldos, las personas deben cubrir todas sus necesidades, enfrentándose a la difícil decisión de elegir entre alimentarse o mantener una temperatura adecuada en casa, disponer de un ordenador o unos zapatos, y todo lo que esto conlleva.

El 14% de los niños en España viven en pobreza severa

El II Informe ‘El Mapa de la Pobreza Severa en España. El Paisaje del Abandono’ revela que el 72% de las personas en pobreza severa en España son españolas. Muchas de ellas con un nivel educativo medio (53%) o alto (17,9%) y con trabajo (27,5%) y vivienda (95,2%). En esta situación el 14,1% de los niños y niñas y adolescentes viven en pobreza severa.

Por territorios, Canarias, Comunidad Valenciana y Asturias presentan los porcentajes más altos, que varían entre el 12,2% y el 16,7% del total de su población en pobreza severa, seguidos de Andalucía, con más de 980.000 personas en esta situación y Cataluña con 702.000 personas.

La EAPN insiste en la idea de que la pandemia ha «reafirmado el sesgo social de la enfermedad». Las personas que viven en pobreza severa están expuestos a una peor alimentación, coger más enfermedades, estar más obesos o viviendas infradotadas.

Objetivo: acabar con la pobreza severa

El presidente de EAPN-ES, Carlos Susías, ha destacado la importancia de mejorar el ingreso mínimo vital. «Hay que mejorar la cuantía del Ingreso Mínimo Vital situándolo por encima del umbral de pobreza, así como su cobertura, para que llegue a todas las personas que lo necesitan. En especial, aquellas en situación de mayor vulnerabilidad social y económica», ha explicado.

Por su parte, Graciela Malgesini, la responsable de Incidencia Política y Asuntos Europeos, ha afirmado que «la pobreza es el resultado de decisiones políticas, de la desigualdad y de la injusticia«.

«Su eliminación se consigue mediante un nivel alto de protección social, con recursos eficaces y generosos, servicios públicos universales y empleo de calidad. Y se garantiza mediante la igualdad de género y la lucha contra toda forma de discriminación», ha concluido.

Sin embargo, la EAPN-ES ha advertido que los efectos de la pandemia de coronavirus van a seguir estando presentes y van a seguir afectando a los grupos más vulnerables de la población. Por eso, entre sus objetivos, pretende prorrogar las medidas de protección social.

 

VOLVER A PORTADA