Laurent Simons es un niño superdotado de 11 años que ha logrado licenciarse en Física con la nota más alta por la Universidad de Amberes en Bélgica. Todo según sus planes de acabar la carrera en un solo curso, en lugar de 3 años.

El joven se ha graduado con honores, logrando un diploma ‘cum laude’, y va a seguir estudiando en la misma universidad para cursar un máster en Física, del cual “ya ha superado algunas asignaturas”. Además, asegura que no lo hace por batir un récord, sino para “lograr su objetivo”, y él mismo afirma: “Lo que quiero conseguir estudiando es la inmortalidad del ser humano, es lograr crear órganos artificiales que puedan sustituir los órganos en mal estado”.

El niño también fue noticia hace dos años, cuando fue obligado a abandonar sus estudios de Ingeniería Eléctrica en Países Bajos debido a una disputa entre sus padres y la Universidad TU Eindhoven. La universidad le había prometido que podría obtener su título antes de su décimo cumpleaños, sin embargo, le enviaron un correo electrónico desde la facultad neerlandesa en el que se indicaba que había que hacer un ajuste en el horario de aprendizaje para que pudiera graduarse a mediados de 2020, lo que suponía un retraso de 9 meses con respecto a su objetivo.

Desde el centro universitario argumentaron que se requería más tiempo para que el joven pudiera desarrollar las habilidades que pertenecen a la fase final del estudio, como la “comprensión, la creatividad y el análisis crítico”, y que lo contrario habría sido “una presión excesiva” sobre el niño, que tenía solo nueve años en ese momento.

Por consiguiente, los padres empezaron a negociar con diferentes universidades para enviar a su hijo a completar su formación, teniendo a Israel y Estados Unidos como dos de los destinos favoritos, pero Amberes fue la decisión final de Laurent.