El mensajero llama a la puerta una mañana bien temprano. El paquete que deja contiene una pequeña caja rectangular en la que se lee «PCR Covid-19. Saliva sample collection kit». Este tipo de prueba diagnóstica para detectar el coronavirus, que ya se emplea en otros países, está haciendo ahora su incursión en España, donde hasta el momento la saliva solo se utilizaba en otra clase de test, como los de antígenos. La novedad también radica en que se puede comprar a través de internet y la muestra se toma en casa. El análisis no obstante se sigue haciendo en el laboratorio y el resultado tarda entre 24 y 48 horas.  

El proceso es sencillo. Se trata de depositar un poco de saliva en un tubo mediante un pequeño embudo. Una raya nos indica la cantidad exacta que debemos escupir. En las instrucciones se advierte de que nos abstengamos de comer, beber, fumar o mascar chicle media hora antes y se aconseja que nos masajeemos las mejillas durante entre dos y cinco minutos para producir la saliva suficiente. Hay que tratar de no hacer burbujas y de evitar la mucosidad porque puede influir en el resultado. 

Una vez alcanzada la línea, cerramos la tapa del embudo hasta oír un chasquido, lo desenroscamos y sellamos herméticamente el tubo con otro tapón. Finalmente agitamos el envase durante cinco segundos para que el líquido que había en una parte del embudo se mezcle con la saliva

«Tenemos un índice de detección similar al de la PCR nasofaríngea. Quizás estaría un poco por debajo pero lo subsanamos con esa toma de muestras más sencilla. Algunos problemas de falsos negativos que se han tenido con las nasofaríngeas se deben a que, al ser una muestra compleja de tomar e incómoda, el paciente a veces se retira un poco por la molestia que le causa, lo que dificulta que se haga correctamente», explica Nasser Al Asmar, científico de Igenomix. Esta biotecnológica valenciana se dedicaba a la genética reproductiva pero desde que estalló la pandemia ha diversificado el negocio y ahora también se ocupa de la realización de pruebas para detectar la Covid, lo que le ha permitido incluso aumentar la plantilla. 

Su kit, que esperan que salga a la venta en noviembre, incluye un formulario de solicitud y un consentimiento informado que hay que cumplimentar, firmar y enviar junto a la muestra. El tubo debe quedar identificado con las iniciales y la fecha de nacimiento del paciente y con una pegatina con código QR que se pega también en el formulario. Una vez que todo está listo, el último paso consiste en llamar al número de teléfono facilitado para la recogida, nuevamente, a través de un servicio de mensajería. 

Varios artículos publicados hablan de que la concordancia entre la muestra de saliva y la nasofaríngea es del 90%

Lo ideal es reenviar el paquete lo antes posible pero la muestra puede durar hasta tres semanas siempre que esté a una temperatura que no baje de los 15 grados ni supere los 35. «En esto también hemos ganado. Las PCR nasofaríngeas, si no están refrigeradas, tienen que llegar al laboratorio en menos de 24 horas porque si no pueden degradarse y puede dificultarse el resultado», señala Nasser Al Asmar. 

Preguntado por si hay posibilidad de que la prueba se contamine, el experto asegura que «las probabilidades siempre existen, pero es difícil». «Todas las muestras están expuestas a que haya contaminación pero si todo se hace en base a las instrucciones, que son muy sencillas, ese porcentaje es mínimo. En cualquier caso, si fuéramos viendo problemas a medida que vamos haciendo los test tomaríamos medidas para evitarlos», añade.

Especialmente indicado para niños y mayores

Este tipo de prueba está dirigido a toda la población, pero puede ser especialmente adecuado para determinados colectivos. Es el caso de los menores, a quienes puede resultarles aún más desagradable que les introduzcan un hisopo por la nariz o por la garganta. O de grupos vulnerables, como las personas mayores, que prefieran no salir a la calle para no correr el riesgo de contagiarse. El procedimiento además no requiere la intervención de personal sanitario, lo que contribuiría igualmente a reducir la exposición al virus de estos profesionales. 

«Con toda la experiencia que hemos adquirido durante estos duros meses de lucha contra la pandemia, en los que hemos realizado más de 12.000 test, nos dimos cuenta del grave problema que hay a la hora de tomar las muestras necesarias en grupos de población como los niños que, en muchas ocasiones, llegan a nuestros laboratorios asustados, o personas con problemas respiratorios. Por ello, nos pusimos manos a la obra con nuestro equipo de investigación para facilitarles el duro proceso para la recogida de la muestra por los sistemas habituales más invasivos», comenta Teresa Perucho. Ella es la directora de Genyca, una empresa de diagnóstico madrileña especializada en genética molecular que también acaba de lanzar la PCR de saliva.

«La especificidad -de entre un 89 y un 100%- y la sensibilidad -de entre un 97 y un 100%- están en la técnica y la técnica es la misma, es una PCR, por lo que no ha cambiado», asegura Perucho. «Hay varios artículos publicados que hablan de que la concordancia entre la muestra de saliva y la nasofaríngea es del 90%. Lo importante es el momento de la evolución de la infección en el que se encuentre el paciente, porque de eso depende la cantidad de virus que podamos detectar en la saliva», agrega.

Reporte de los positivos a las autoridades sanitarias. 

Los kits pueden adquirirse por 120 euros, un precio similar al de las otras PCR, y el resultado se comunica por correo electrónico al interesado. «El informe lo mandamos encriptado, con lo que garantizamos que se cumple la Ley de Protección de Datos. Lo que sí que tenemos que hacer es reportar los casos positivos a la Generalitat Valenciana para que pueda hacer el rastreo. Si son pacientes de otras comunidades, es la propia Generalitat la que se encarga de informar a las autoridades autonómicas que corresponda. En la hoja de petición siempre aparece la ciudad desde la que se ha solicitado la prueba», indican desde Igenomix.

El informe que se recibe puede mostrar tres situaciones: positivo, negativo o indeterminado. Las dos primeras están claras. La tercera significa que probablemente se esté al principio o al final de la infección por lo que se recomienda repetir la PCR para determinar ante cuál de las dos circunstancias nos encontramos. Y siempre es aconsejable consultar los resultados con nuestro médico. 

VOLVER A PORTADA

📢Compartir en...👇