a cobrar dinero por notificar los resultados de los test de antígenos a todos los clientes que decidan hacerse la prueba en la propia farmacia, una idea que no está exenta de polémica ante el gasto extra que conllevaría para los consumidores.

Sin embargo, no es la única comunidad autónoma que lo tiene en mente, puesto que Baleares también se plantea hacerlo. La idea surgió a principios de esta semana y, según la intención que tienen los sanitarios de cada autonomía, serían las propias farmacias las que determinasen el precio a pagar para sus clientes, ante el total de peticiones que pueda recibir.

Precio tope a test de antígenos

El Gobierno ha aprobado este jueves que los precios de los test de antígenos tengan un tope máximo de 2,95 euros. La norma entrará en vigor a partir de este próximo sábado 15 de enero, según ha confirmado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, y será efectiva hasta el final de la pandemia salvo que se opte por una nueva rebaja de precios.

Los test de antígenos tienen una regulación diversa en Europa en lo que a los precios se refiere. Mientras en España ha habido numerosas quejas desde hace meses por lo caros que resultaban para algunas familias, otros países como Reino Unido y Portugal los dan de manera gratuita a su población, al considerarlos un bien esencial para la salud pública.

Algo similar sucede con las mascarillas. En España, son muchas las voces que han reclamado que su precio también tenga un precio mucho más bajo del actual, o que se aporte de manera gratuita a los ciudadanos, medida que también toman ya muchos países de la Unión Europea para proteger a sus ciudadanos, tengan bajo, medio o alto poder adquisitivo.

 

VOLVER A PORTADA