República Democrática del Congo (RDC) ha confirmado un nuevo brote de ébola en la provincia de Kivu del Norte, al noroeste del país.

El ministro de Salud del país, Jean-Jacques Mbungani, ha precisado en un comunicado que el brote se ha detectado en el territorio de Beni. Este afecta a un niño de 3 años, que fue hospitalizado y que falleció el seis de octubre debido a un “cuadro hemorrágico”.

Tras el fallecimiento del niño, se tomó una muestra que dio positivo en ébola. Por ello, los equipos sanitarios provinciales “trabajan sobre el terreno para responder” a la situación. Para ello, realizan un seguimiento “a unos 100 contactos hasta la fecha”. También descontaminan los centros sanitarios.

Mbungani indica que, “gracias a la experiencia en la enfermedad del virus del ébola por las epidemias anteriores” está “seguro” de que los equipos de respuesta “lograrán controlar este brote”.

 

La OMS investiga el caso

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó de que está ayudando a las autoridades de la República Democrática del Congo (RDC) a investigar la reaparición del ébola.

La directora de la OMS para África, Matshidiso Moet, afirmó en un comunicado que la agencia de la ONU “está apoyando a las autoridades sanitarias en la investigación del nuevo caso de ébola”.

La OMS indica que “no es inusual que se produzcan casos esporádicos después de un brote importante”. Sin embargo, aclara que “es demasiado pronto para decir si este caso está relacionado con los anteriores”.

El último brote de la epidemia fue declarado el pasado 7 de febrero. Se registraron casos en las ciudades de Butembo, Byena, Katwa y Musienene. Esta enfermedad se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas o animales infectados.

Sus primeros síntomas son fiebre repentina y alta, debilidad intensa, dolor muscular, dolor de cabeza, dolor de garganta y vómitos.

]]>

 

VOLVER A PORTADA