La joven Esther López, desaparecida el 13 de enero y encontrada muerta el 5 de febrero, habría sido atropellada por un coche cuatro por cuatro o un SUV, una especie de camioneta todoterreno.

“De las numerosas simulaciones realizadas con el programa PC-Crash, utilizando vehículos tipo turismo, vehículos tipo SUV o 4 por 4, y furgonetas de frontal plano, se concluye que el tipo de vehículo que aporta mayor coincidencia con las lesiones principales que presenta la peatona supuestamente atropellada son los denominados como tipo SUV o 4 por 4, han informado fuentes del caso.

A finales de febrero ya se valoraba el atropello como posible causa de muerte. Según la autopsia preliminar, el cadáver presentaba una rotura de cadera y múltiples magulladuras, y fuentes cercanas a la investigación indicaron ya que se buscaba un todoterreno azul que podría estar relacionado con el atropello de la joven y el posible trasladado del cuerpo del lugar donde se encontró.

Óscar, el principal sospechoso

Óscar es el principal sospechoso de la muerte de Esther López en la localidad vallisoletana de Traspinedo, apuntó al instituto armado español en su reciente declaración: “La Guardia Civil no dice la verdad”, sentenció. El investigado respondió así tras ser preguntado si llamó a la joven la madrugada del 13 de enero: “No recuerdo haber llamado a Esther. Tampoco borré la centralita del coche“.

El sospechoso explicó que Esther López quería seguir de fiesta y él no cuando ambos iban en el coche, una versión que contradice la de la Guardia Civil y un mensaje que se encontró en el móvil de la joven que le decía a un amigo el día de su desaparición: “Y yo me voy para mi casa, y ya cada uno en su casa”.

VOLVER A PORTADA