El fútbol español tienen un problema. A una semana del comienzo de LaLiga, más de la mitad de los fichajes realizados por los clubes de primera división en el mercado no han sido aún inscritos en la competición.

El fair-play finanicero y el temido limite salarial impuesto por LaLiga se han convertido en un rompecabezas para muchos clubes de la máxima categoría. Hay excepciones, como el Real Madrid, club que ya ha inscrito a sus dos fichajes: Rudiger y Tchouameni. Otros clubes han cumplido también: el Getafe ha inscrito a 5 de sus seis fichajes, solo queda pendiente Borja Mayoral.

El Espanyol también ha podido inscribir a cuatro de sus cinco refuerzos: Lecomte (inscrito), Vilhena, Joselu (inscrito), B. Olivan (inscrito), V. Souza (inscrito). Y la Real Sociedad tiene sus deberes hechos, a falta de inscribir al japonés Kubo: Cho (inscrito), Kubo, Brais Méndes (inscrito), Sola (inscrito) Pacheco (inscrito).

Pero hay otros clubes que van a tener que hacer la cuadratura del círculo para poder contar con todos sus fichajes de cara al comienzo de la Liga, el próximo 12 de agosto. El Barcelona es el caso más llamativo. Y es que el club azulgrana tiene pendiente inscribir a sus siete refuerzos: Kessie, Christensen, Lewandoswki, Dembele, Kounde, Raphinha y Pablo Torre.

Algunos medios apuntan a que Laporta se podría ver obligado a activar una cuarta palanca económica para poder cumplir con el límite salarial marcado por Javier Tebas. Y es que, como informa El Partidazo de Cope, hay una diferencia de 150 millones de euros entre la postura de LaLiga y del Barcelona.

De esta forma, la venta de Frenki de Jong, encallada en este momento, no sería suficiente para cuadrar las cuentas del Barcelona.

El Atlético de Madrid sí ha cumplido con los deberes y, a falta de una semana para el comienzo del curso, tiene inscritos a dos de sus tres fichajes: Witsel (inscrito), Berte (Inscrito), Nahuel Molina.

Los clubes tienen de margen hasta el 1 de septiembre para cuadrar sus cuentas y poder inscribir a todos los refuerzos. La postura de LaLiga es infelxible y todos saben que deberán cumplir con el limite salarial si no quieren encontrarse en la situación de no poder inscribir los nuevos fichajes.

VOLVER A PORTADA