Beatriz Zimmermann, y a la consecuente ruptura del matrimonio, también dijo que eran “víctimas los tres” porque a las niñas Anna y Olivia “las quisieron cambiar de padre”.

Además, el padre Báez, sobre Tomás Gimeno, dijo que “se quitó de en medio él, para no seguir sufriendo” y a las niñas “para que no sufriesen la pérdida de su padre”. Llegó incluso a afirmar que “la madre recogió lo que sembró”.

Pena de Cárcel

Para el Ministerio Fiscal estas y otras declaraciones suyas sobre este terrible suceso podrían constituir un delito de discriminación previsto en el artículo 510.2.b del Código Penal y que conllevaría una pena de entre seis y dos años de cárcel.

El padre Báez fue destituido de su oficio de párroco de forma cautelar desde el pasado mes de junio por el obispo Mazuelos, tras hacer estas declaraciones, sin embargo ha continuado escribiendo pronunciando en redes sociales asegurando que es “víctima de un acoso político”.

 

VOLVER A PORTADA