barrio de San José, uno de los más humildes de Las Palmas de Gran Canaria, el Club Deportivo Unión Peña organiza cada verano un campus para niños. Es totalmente gratuito para las familias.

«Los que no tenían recursos económicos y no podían llevar a sus hijos a otros campamentos, que encontraran en nuestro barrio una alternativa y con nuestra propia gente», afirma Miguel Figueroa, responsable del campus.

Voluntariado de todos

La organización de la colonia de verano se hace posible gracias a la solidaridad de todos: monitores que trabajan casi como voluntarios, padres en paro que aportan su granito de arena, pequeñas subvenciones que el club recibe del Cabildo, camisetas cedidas por el Ayuntamiento de Gran Canaria o fruta y pan cedidos por el banco de alimentos y algunas empresas amigas. Elena Hernández, madre y monitora voluntaria, afirma que lo que intentan es que pasen un ratito divertido y de paso ayudar a los niños y a los padres.

«Es un alivio porque yo estuve mirando y me suponía un gasto total entre guardería para el pequeño y campus para la mayor», afirma una madre. El resultado es que 60 niños pequeños, procedentes de familias sin recursos, pasan el verano entre risas, fútbol y actividades al aire libre mientras sus padres trabajan.

 

VOLVER A PORTADA