. En 2020, la fábrica de Lafarge en Villaluenga de la Sagra (Grupo LafargeHolcim)
empleó en sus procesos de fabricación más de 50.000 t de combustibles alternativos, un 12% más que en 2019, evitando así la emisión a la atmósfera de aproximadamente 48.000 t de CO2 y reduciendo el consumo de combustibles fósiles.


Este y otros datos se presentaron durante la celebración del “Comité Local de Información y Sostenibilidad (CLIS)”, un foro de diálogo anual en el que participaron diferentes representantes de la comunidad local de los municipios de Villaluenga, Ciruelos, Cobeja, Cabañas y Yuncler, de empresas industriales de la zona y de la Universidad de Castilla-La Mancha. Durante el encuentro, la fábrica dio a conocer algunos de los hitos alcanzados durante el pasado año y sus retos de futuro. En un año atípico y complicado, como consecuencia de la Covid-19, la planta aportó más de 18 millones de euros a la economía de Castilla-La Mancha, una cifra resultante de la contratación de servicios en la región, convenios, proyectos sociales, impuestos y salarios, entre otros.


La fábrica de Lafarge en Villaluenga de la Sagra ha ido evolucionando en línea con las aspiraciones del Grupo de impulsar la economía circular y demostrar su firme compromiso hacia un entorno edificado descarbonizado. Para ello ha sido clave la “Estrategia de Transición Ecológica” de la compañía, una hoja de ruta en la que se han definido sus objetivos en materia de gestión sostenible de los recursos naturales, reducción de emisiones de CO2 e impulso de la economía circular y desarrollo de productos y soluciones bajas en carbono.
Durante su intervención en el CLIS, Oswaldo Pereda, director de la planta, destacó que “el 50% de la energía consumida por la fábrica procede de combustibles alternativos. Podremos alcanzar un porcentaje de sustitución térmica del 85% para 2022, un hecho que será posible gracias a las inversiones destinadas a la instalación de un sistema de bypass de cloro y de un sistema de dosificación de CDRs (Combustibles Derivados de Residuos) en el quemador principal, por valor de 7,5 millones de euros”.
Los productos y soluciones desarrollados en la planta de Villaluenga fueron empleados a lo largo del pasado año en obras de referencia como la nueva nave de Amazon en Illescas (200.000 m2), en cimentaciones de pantallas acústicas de tramo de AVE (Parla-Getafe) y de la Torre Skyline, y en la rehabilitación del Museo del Traje de Madrid,
entre otros.


Buenas prácticas de salud y seguridad
El pasado año, la fábrica celebró, de manera virtual, una nueva edición de las Semanas de la Salud y Seguridad, en las que bajo el lema “Aprende las mejores ideas y pasa a la acción”, se puso el foco en compartir y replicar las buenas prácticas, un proceso necesario para alcanzar la ambición “cero accidentes”.

Gracias al compromiso de los empleados, los sistemas de gestión de salud y seguridad y formación, la planta alcanzó en 2020 la cifra de 867 días sin accidentes con baja entre su personal.
Durante 2020, la fábrica adoptó medidas extraordinarias para evitar el contagio por Covid-19 en sus instalaciones.
Estas medidas incluyen, entre otros, la elaboración de nuevos protocolos de actuación ante diferentes escenarios, el fomento del teletrabajo, la separación de turnos, la desinfección continua de las zonas comunes, el registro de contactos estrechos o el refuerzo en formación e información.


Acerca de LafargeHolcim
LafargeHolcim es el líder mundial en materiales y soluciones de construcción con actividad en cuatro segmentos comerciales: cemento, árido, hormigón y soluciones y productos. Su ambición es liderar a la industria hacia la reducción de emisiones de carbono y orientarse hacia una construcción baja en carbono. Con el área de I+D más
sólida de la industria, la compañía busca promover el desarrollo y puesta en el mercado de materiales y soluciones de construcción sostenible y de alta calidad para sus clientes en todo el mundo, ya sean constructores de viviendas particulares o promotores de grandes infraestructuras.


LafargeHolcim emplea a más de 70.000 personas en más de 70 países y cuenta con una cartera de negocio equilibrada entre mercados en desarrollo y maduros.

Acerca de LafargeHolcim España
LafargeHolcim cuenta en España con cinco fábricas de cemento con una capacidad instalada de siete millones de toneladas anuales, 19 plantas de hormigón, una planta de mortero, una planta de preparación de combustibles alternativos a partir de residuos, cuatro terminales y dos centros de distribución, donde trabajan cerca de 700 empleados. La compañía se distingue por contar con el primer Laboratorio con un área exclusiva de combustibles alternativos y con el primer Centro de Investigación y Desarrollo de Nuevos Hormigones y Morteros. LafargeHolcim contribuye al desarrollo global realizando importantes esfuerzos en innovación, que se materializan en la creación de materiales y soluciones seguros, sostenibles y de alto rendimiento que dan respuesta a los desafíos de los clientes.