La búsqueda de la “palabra clave yodo” ha vuelto a dispararse durante el mes de octubre. Así lo confirma PromoFarma, una plataforma online que conecta a consumidores con más de 1.000 farmacias. Según sus datos, durante la primera mitad de septiembre han detectado “considerables búsquedas relacionadas” con los términos ‘yodo’, ‘ioduro de potasio’ o ‘pastillas de yodo’, entre otros, durante las últimas semanas. Desde entonces y hasta mediados de este mes de octubre, la cantidad de búsquedas ligadas a esta temática “ha ido creciendo exponencialmente”.

El dato “más significativo e impactante” ha llegado recientemente, apuntan desde esta plataforma, con un incremento del +990% de búsquedas relacionadas directamente con el yodo, entre el 9 y el 16 de octubre. PromoFarma se remite a lo que venían adelantando durante el primer trimestre de 2022: tras la invasión rusa a Ucrania se “despertó en población el miedo a un ataque nuclear a la vez que activó el interés por el yodo en un corto espacio de tiempo”. Según los datos que manejaban en ese momento, desde el 28 de febrero al 6 de marzo se detectó un incremento del 89300% en las búsquedas de la palabra clave yodo en su página web.

Siete meses después, el interés por el tema del yodo se ha reactivado, apuntan. Han detectado “un incremento muy destacable en las búsquedas de los términos ‘yodo’, ‘ioduro de potasio’ o ‘pastillas de yodo’, entre otros, durante las últimas semanas. Desde esta plataforma mandan un mensaje de tranquilidad y señalan, tanto los complementos alimenticios con yodo, como los medicamentos con este mineral, “no serían de utilidad en un hipotético contexto de emergencia nuclear”.

PRESCRIPCIÓN MÉDICA

Y añaden: los medicamentos con ioduro potásico necesitan prescripción médica y están indicados para personas con la necesidad de tomar una aportación suplementaria de yodo. Los complementos alimenticios con yodo, igualmente, “requieren un asesoramiento por parte de un sanitario” para un uso seguro y efectivo, y también están pensados para cubrir las necesidades en situaciones de carencia de este mineral.

Precisa PromoFarma que, en los protocolos de incidentes en centrales nucleares, está contemplada la distribución protocolizada que garantice el acceso general por parte de la población al ioduro potásico, pero en su justa dosis -que es significativamente diferente a la que se encuentra en productos de farmacia, matizan- y en base “a una situación de emergencia que lo justifique”. En casos muy concretos, la toma de una dosis pre-determinada de yodo puede ejercer una “saturación” de la glándula tiroides para evitar que absorba yodo radiactivo ambiental. Pero, en otros contextos o situaciones, carece de sentido, abundan.

Fuera de esta situación tan concreta, señalan, “en ningún caso se recomienda o está avalada la adquisición o toma preventiva de yodo (ioduro potásico)” por los posibles efectos secundarios inherentes a la toma de este mineral fuera de indicación y que pueden darse en algunas personas con problemas tiroideos: desde el hipotirodisimo a una excesiva producción de hormonas tiroideas que resulte contraproducente”. Por eso, concluyen, de manera preventiva, “no está en absoluto justificada la acumulación o toma de medicamentos o suplementos con yodo. Entraña un riesgo innecesario para la propia salud y para la salud de los demás”.