Este chico ha crecido pegado a un volante, nació viendo pilotar a su padre y escuchando sus consejos. A sus 20 años ha hecho historia, se ha convertido en el piloto más joven en ganar una prueba del mundial de rallys. Ha cumplido su sueño y el de cualquier padre, que su hijo le supere profesionalmente.

Con tan solo 20 años, 9 meses y 17 días acaba de ganar su primera prueba del mundial de rallyes, Kale Rovanpera es un piloto precoz, pero siempre ha demostrado un talento fuera de lo normal, solo hay que ver como pilotaba cuando tan solo tenía 5 años.

Poco a poco fue creciendo y a su manera se las apañó para seguir mejorando y dejar a todos con la boca abierta: «Tiene un gran cerebro. Hay una gran mente para los rallys ahí dentro«, explicaba un presentador que le entrevistaba tras una carrera.

Además, se vuelve a cumplir el refrán que de tal palo tal astilla, porque Kale ha igualado a su padre Harry, mítico piloto de los 2000, consiguió quince podios pero tan solo una victoria. Y como era de esperar, Harry siempre ha sabido del talento de su hijo

Sin embargo, ni siquiera él pensaba que iba a tocar el cielo tan pronto, dos años más joven que Latvala, el anterior portador del récord. De momento, no sabemos con cuantas victorias más que su padre terminará su carrera, pero desde luego que en los Rovanpera, el correr, va en la sangre.