Mi opresión no es tu identidad“. Bajo este lema decenas de feministas se han concentrado este miércoles frente al Congreso de los Diputados para demandar que se paralice la tramitación de la ley trans al defender que “ser mujer no es un sentimiento“. Convocada por el Movimiento Feminista de Madrid, la protesta, que ha contado con la participación de otras asociaciones como la Asociación Española de Feministas Socialistas (FeMeS), entre otras, ha tenido lugar en la víspera de que el Pleno del Congreso debata las enmiendas a la totalidad a la ley, presentadas por PP y Vox.

En declaraciones a los periodistas, la portavoz de Movimiento Feminista de Madrid, Ana de Blas, ha señalado que la norma, que contempla el cambio de sexo en el registro sin necesidad de informes médicos o tratamientos hormonales, es “un proyecto legislativo problemático para los derechos de las mujeres”. En su opinión, pone en cuestión “el verdadero sujeto de protección” que recoge “la ley contra la violencia de género o la ley de igualdad”. Por su parte, la portavoz de la Alianza Contra el Borrado de las Mujeres, Lola Venegas, ha considerado que la ley es “profundamente misógina, reaccionaria y sexista”.

“No nos gusta que diga que cualquier varón, por un acto de mera declaración, puede presentarse en el registro civil, rellenar una póliza y a los tres meses se le concede la categoría legal de mujer”, ha declarado Venegas a los periodistas.

Y en este día, la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans, Bisexuales, Intersexuales y más (Felgtbi+) ha lanzado un comunicado en el que lamenta la discriminación social que viven las personas trans por parte de “determinados sectores políticos y colectivos que hacen llamarse feministas y que abogan por la desarticulación de este marco legal”.