Alberto Garzón fue el único ministro de los 22 que conforman el Gobierno de Pedro Sánchez que no acudió a la votación de la moción de censura de Ramón Tamames. Su agenda suele estar vacía la mayoría de los días, según la propia página web de Moncloa. Pese a ello, el Ministerio de Consumo tiene entidad ministerial, y como tal, sus gastos son mayores que si se tratase de una dirección general, como lo solía ser. Entre sus últimos gastos se encuentra la adjudicación de un contrato por 15.000 euros con una compañía que monitorice qué opinan del Ministerio en redes sociales, el conocido como social listening (escucha social).

En total, el Ministerio de Consumo pagará 14.399 euros a Gespi 2015 por esta actividad. Fuentes del ministerio de Alberto Garzón explican que se trata de sus “herramientas habituales de trabajo, nada especial”. El social listening es una práctica habitual en grandes empresas que buscan conocer la imagen que proyectan en redes sociales.

Según Cyberclick, el social listening o escucha social consiste en “hacer un seguimiento o rastreo de las veces que han mencionado tu marca, producto o servicio en redes sociales. Una vez localizadas estas menciones, debe analizarse la información para conocer las opiniones, críticas y otros datos que tiene la audiencia acerca de la marca, producto o servicio y actuar en consecuencia”.

Consumo ha utilizado para esta contratación la vía del contrato menor, ya que el coste no supera los 15.000 euros. Gracias a esta vía de contratación, el Ministerio de Consumo no necesita hacer públicos los pliegos técnicos ni tampoco la memoria que justifica la necesidad de este gasto.

Decreto del juego

El pasado mes, el Consejo de Ministros, a instancias del Ministerio de Consumo, aprobó un real decreto que considera jugador intensivo o de riesgo a las personas que acumulen pérdidas netas iguales o mayores a 600 euros (se limita a 200 euros en el caso de los menores de 25 años) en un plazo de tres semanas seguidas. Este RD, que entrará en vigor dentro de seis meses, contiene una treintena de medidas para evitar comportamientos problemáticos de juego, principalmente entre los jóvenes de 18 a 25 años, más sensibles a mensajes y patrones de juego inadecuados.

La norma también reforzará la protección de otros perfiles vulnerables, según explica el Ministerio de Consumo, que considera también parte del colectivo de especial protección y vulnerabilidad a quienes han solicitado restricción en el acceso a su cuenta de juego (autoexcluidos) y quienes se han inscrito en el Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego (autoprohibidos). No obstante, la norma contempla medidas de protección general para las personas jugadoras, con independencia del riesgo de sus comportamientos de juego.

Garzón apuesta por Sumar

Más allá de las funciones de su Ministerio, Alberto Garzón ha permanecido los últimos días pendiente de Sumar y de la gresca de Podemos con el resto de partidos a la izquierda del PSOE. El líder de Izquierda Unida tiene claro que su sitio está con la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, un apoyo “sin ningún tipo de condición”. “Es lo más inteligente, lo que la ciudadanía está esperando en este momento”, subrayó en declaraciones a los medios de comunicación recogidas por Europa Press antes de participar en la reunión de la Coordinadora Federal de IU en Madrid.

Garzón ha recordado a Podemos que “ya habrá tiempo” después de este acto de “poder ir concretando todo aquello que haga falta concretar” para que los partidos políticos que apoyen a Sumar se sientan “cómodos”, como el acuerdo de primarias que demanda la formación liderada por Ione Belarra.