Fernando Alonso sufre unos dolores desde el pasado Gran Premio de Australia cuando en la Q3 sufrió un problema hidráulico en el que acabó contra el muro. Ahora, el piloto español de Alpine ha explicado que como consecuencia de ese accidente sufre unos problemas físicos que le impiden rendir al 100%.

“Mis huesos, ligamentos y tendones, todo es un desastre ahora mismo. Pero necesito dos o tres meses. No hay cirugía, no hay nada que puedas hacer. Sólo descansar. Y desafortunadamente, cada dos semanas tengo que pilotar. Intento descansar en casa, pero llevará algunos meses”, ha explicado el asturiano a ‘The Race’.

Esta situación también dificulta su rendimiento en la pista. Como ha explicado Alonso, cada dos semanas tiene que subirse a su monoplaza debido así está programado el calendario. El último Gran Premio fue el que se disputó en Mónaco que acabó con el asturiano séptimo, puntuando nuevamente. Antes, en el GP de España, el piloto culminó una gran remontada a pesar de los dolores.

Todo esto se produce en una situación en la que los rumores de salida de Alpine se acrecientan. Los equipos tienen pilotos de reserva ante una posible indisposición de los pilotos titulares, en el caso de la escudería francesa es Oscar Piastri, pero también es importante ganar puntos y confianza de cara a una posible renovación.