El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha exigido recuperar el delito de sedición tras el “ridículo jurídico” que a su juicio supone tanto la “aniquilación” de este tipo penal como que el cambio en la malversación no haya producido rebaja de penas a independentistas, como según los populares pretendía el Gobierno.

“Que por favor utilice los votos constitucionalistas para reponer el derecho de sedición”, ha exigido este martes Feijóo al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en declaraciones a los periodistas tras acudir a un desayuno informativo del presidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda.

Feijóo ha subrayado que en la revisión de la sentencia del procés, que mantiene los 13 años de inhabilitación al líder de ERC, Oriol Junqueras, el Tribunal Supremo acredita que España “ha renunciado a proteger su democracia” con la “aniquilación” del delito de sedición.

“Este ridículo jurídico ha marcado ya todos los récords, después del solo sí es sí, después de la eliminación del delito de sedición, después del intento de rebaja de penas en la malversación a los del procés, en este momento en España se requiere un mínimo de sosiego y un mínimo de respeto a nuestra democracia”, ha recalcado.

Y ha ofrecido los votos del PP para reponer el delito de sedición en el Código Penal porque supone una “garantía de la integridad de la nación española”.

El líder del PP ha dejado sin responder las preguntas de los periodistas acerca del aborto, después de las críticas de sectores conservadores y de la Iglesia por el respaldo de los populares a la ley de plazos, declarada constitucional en su integridad, y de que el PP aclarase que no considera que el aborto sea un derecho

Forcadell (ERC) cree que los jueces están “castigando” al Gobierno

Por su parte, la expresidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, ha asegurado sobre la sentencia del “procés” del Supremo que los jueces están “castigando” al Gobierno de Pedro Sánchez y están interpretando la reforma del Código Penal “contra la voluntad del legislador”.

En declaraciones a La 2 y Ràdio 4, Forcadell ha admitido este martes el sabor agridulce de este posicionamiento, ya que a pesar de ser una “buena noticia” para ella, no puede disfrutarla al pensar en sus compañeros.

“No es cuestión de que haya fracasado la reforma, sino que es cuestión de la interpretación que hacen los jueces. Están interpretando en contra de la voluntad del legislador. Lo que está haciendo la justicia es corregir al Gobierno. Decirle: esta reforma no me gusta y por lo tanto la interpretaré de la manera que sé que tú no quieres. Si no, no tiene sentido”, ha afirmado.

VOLVER A PORTADA