El presidente del Partido Popular de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, ha anunciado que el PP ha registrado la comparecencia urgente y extraordinaria del consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo, en las Cortes regionales, para explicar la “nefasta gestión” del Gobierno de Page ante la epidemia de viruela ovina que está afectando a los ganaderos de la Comunidad Autónoma.

Así lo ha anunciado Núñez, en rueda de prensa en Toledo, donde ha alertado de las “terribles repercusiones” para la ganadería y la industria agroalimentaria de una crisis “extremadamente grave” que ha querido ser “ocultada y tapada por el Gobierno socialista”.

Por todo ello, el presidente regional del PP ha exigido a Page que, con contundencia, depure responsabilidades por la “nefasta gestión del Gobierno regional en relación a la epidemia de viruela ovina”. Además, que abone el 100 por ciento de las pérdidas a los ganaderos de la Comunidad Autónoma que se han visto afectados por esta cuestión.

Núñez ha lamentado que cuando hay problemas serios en Castilla-La Mancha, Page “coge el avión y se va”, como ha hecho en esta cuestión y ya hizo con filomena, con la pandemia o con la plaga de conejos.

El presidente del PP de Castilla-La Mancha ha alertado de que ya se han sacrificado más de 40.000 animales, por lo que Núñez se ha mostrado “preocupado” ante esta grave crisis como consecuencia de una nefasta gestión socialista porque ya en septiembre del año 2022 se detectaron focos en Granada y Almería y la Junta de Andalucía actuó y controló la situación.

“¿Pero que hizo Castilla-La Mancha? Nada, porque Page miró para otro lado”, ha aseverado, al tiempo que ha añadido que se deberían haber hecho restricciones a 25 kilómetros de radio alrededor de los focos, incorporar explotaciones centinela fuera y dentro del perímetro, intensificar las vigilancias activas y pasivas, habilitar centros de limpieza y desinfección móviles, todo ello con criterios epidemiológicos respaldados por la Organización Mundial de la Sanidad Animal y por la Unión Europea.

Además de encuestas epidemiológicas y la intensificación de las medidas de bioseguridad en la recogida de cadáveres, transporte de animales y alimentación para el ganado.

Pero, por el contrario, Page y su consejero de Agricultura han intentado “tapar un problema que está provocando un grave perjuicio para la ganadería y la industria agroalimentaria”.

En resumen, Núñez ha reclamado la comparecencia urgente y extraordinaria en las Cortes regionales de Martínez Arroyo, así como la depuración de responsabilidades y la dotación económica de las cuantías económicas para dar cobertura al 100 por ciento de las pérdidas a los ganaderos.