Se avecinan cambios internos dentro del PP. Alberto Núñez Feijóo está estudiando una ampliación del comité de dirección de su partido y pretende incorporar novedades con el arranque del nuevo año. La cúpula que decide el día a día en la formación y que tiene una reunión fija cada lunes para abordar la estrategia tendrá algunas caras nuevas. Todavía se están analizando los nombres, que se sumarán a los integrantes actuales porque no habrá salidas. El otro gran objetivo de 2023 pasa por reforzar las voces que trasladan los mensajes del PP y para eso habrá también nuevas portavocías

Génova asume 2023 como el año electoral clave. Todas las miradas están puestas en las autonómicas y municipales de mayo. Y ese resultado, en el que los conservadores tienen muchas expectativas puestas, será la antesala de las generales. Algunos dirigentes llevan tiempo reconociendo que hace falta “electoralizar” la dirección y el propio partido. Encender la maquinaria electoral y prepararse para lo que viene. Y la mayoría coincide en que hace falta aportar rostros nuevos y apostar por un PP más coral para contrarrestar las ofensivas del Gobierno de Pedro Sánchez.

La idea es trasladar las novedades en el mes de enero, con el arranque del nuevo curso, si los plazos se cumplen. Además, los populares pretenden contar con nuevos activos mediáticos que por distintas vías ejerzan como voces autorizadas. No todos tendrán por qué tener un asiento en el comité de dirección. Por ejemplo, la constitución del comité electoral de cara a la campaña de mayo será clave e incorporará también a alguna persona para ese rol. Y, de forma paralela, según confirman a este diario en Génova, habrá una transformación de la fundación Concordia y Libertad pensando en ese mismo objetivo.

Tras la marcha de Adolfo Suárez Illana de la política y de la propia fundación, Feijóo está decidido a reconfigurar el ‘think tank’ para que tenga influencia propia y sea una pata más de la organización que dirige. Está prevista la incorporación de personas de fuera de la política (aunque también habrá expolíticos) a los que el PP les confiará voz para lanzar alguno de sus mensajes clave.

El partido se prepara así para experimentar cambios en su día a día. Hasta ahora las ruedas de prensa de los lunes recaían generalmente sobre el coordinador general, Elías Bendodo. En realidad, se trata de un portavoz improvisado porque la portavocía como tal no existe en el organigrama actual. Algunas voces dentro del partido venían poniendo en duda la “garra” que existe en el actual equipo de Feijóo, convencidos de que para los meses venideros hacía falta contar con perfiles más directos y beligerantes aunque deban respetar la impronta y el tono de Feijóo.

El debate interno se agitó en plena polémica por la eliminación del delito de sedición (luego vendría la malversación) y algunos sectores del partido advertían de la ausencia de dirigentes duros que hicieran de contrapeso al perfil moderado del líder. Sugerían la necesidad de que haya “polis malos para según qué situaciones” en momentos de profunda crisis política e institucional como la que impulsó el Ejecutivo con una reforma del Código Penal a medida de sus socios independentistas.

Tanto Bendodo como el vicesecretario de Organización y hombre de confianza de Feijóo, Miguel Tellado, que también ha tenido momentos destacados en medios de comunicación recientemente, se meterán de lleno en el comité de campaña de mayo, lo que también abre la puerta a una nuevas voces en Génova. 

“UNA ESTRUCTURA SUJETA A CAMBIOS”

Después del congreso de abril de Sevilla en el que Feijóo se hizo con las riendas del partido quedó claro que se trataba de un equipo que podría sufrir ajustes. Fue él quien enumeró uno a uno los integrantes: Cuca Gamarra como secretaria general, Elías Bendodo como coordinador general, Esteban González Pons al frente del área Institucional (que en realidad aglutina más competencias, como las cuestiones internacionales), Miguel Tellado en Organización, Juan Bravo en lo económico, Pedro Rollán en la coordinación local y autonómica y Carmen Navarro para el área social. Más tarde confirmaría a Javier Maroto y Dolors Montserrat como portavoces en el Senado y el Parlamento Europeo.

VOLVER A PORTADA