Bustarviejo, en Madrid, o Puerto Moral, en Huelva. No reciben el correo porque las oficinas postales están cerrando. En concreto, en Bustarviejo llevan diez años viviendo así.

Ya que vivir sin correspondencia se ha convertido en un drama para todos ellos, los vecinos de Bustarviejo llevan ya casi 47.000 firmas recogidas para intentar acabar con la situación.

En Puerto Moral solo hay un cartero

En el caso de Puerto Moral, en Huelva, se ha cerrado la oficina postal que existía y tan solo llega un cartero para entregar la correspondencia a los vecinos, un servicio que los ciudadanos no quieren que les quiten bajo ningún concepto porque es la única vía que les queda.

Esta situación es complicada para todas aquellas personas que son mayores o que tienen una movilidad reducida ya que, por ejemplo, si tienen que recoger algún paquete de manera presencial se ven obligados a pedir el favor a algún familiar o amigo para que los trasladen en coche.

Los vecinos quieren soluciones de manera rápida y efectiva y explican que en otros pueblos de la España Vaciada, donde residen incluso menos vecinos que en Bustarviejo o en Puerto Moral, sí que se mantiene el servicio de la oficina postal para que los habitantes puedan estar totalmente comunicados a través del servicio postal como en cualquier otro lugar del país.

En Bustarviejo ya han conseguido cerca de 47.000 firmas por lo que, probablemente, muy pronto estos vecinos podrían estar comunicados si sus incansables acciones dan resultado.