El sueño es uno de los hábitos más importantes de nuestro día a día, ya que influye directamente a nuestro estado de salud. No obstante, es de las cosas que más descuidamos, ya sea por la falta de tiempo por el trabajo, el ocio y las tareas del hogar. Incluso cuando estamos enfermos es cuando más se ve interrumpido nuestro descanso. Respecto a esto, según un estudio de PLoS Medicine, se debe dormir un mínimo de cinco horas.

Los resultados revelaron que las personas que dormían menos de cinco horas tenían un riesgo de muerte un 65% mayor que aquellas que dormían de siete a ocho horas.

Asimismo, el estudio también descubrió que dormir más de ocho horas no era beneficioso para la salud, ya que este grupo de personas tenía un riesgo de muerte un 41% mayor. Los autores de la investigación aseguran que dormir demasiado o demasiado poco puede ser un indicador de enfermedades subyacentes.

Esto se debe a que, tal y como señalan los expertos, “la duración del sueño está asociada con enfermedades crónicas”, pero “su asociación con la multimorbilidad, común en los adultos mayores, sigue siendo poco conocida”.

Para llegar a estas conclusiones, el estudio contó con 8.000 entrevistas a funcionarios de Reino Unido. “¿Cuántas horas de sueño tienes en una noche promedio entre semana?”, respondieron todos ellos. Teniendo en cuenta cada una de las contestaciones, los expertos estudiaron la relación que puede existir entre el cáncer o la diabetes con la falta de sueño.

Las personas de unos 50 años de edad que duermen cinco horas o menos tienen un 30% más de probabilidades de padecer enfermedades que las personas que duermen siete u ocho horas. De hecho, que a partir de los 50 años de edad se reduzcan las horas de sueño se asocia con un mayor riesgo de muerte como consecuencia de determinadas enfermedades que se pueden padecer.

“No es saludable”

Derk-Jan Dijk, director del Centro del Sueño de Surrey, apunta para la BBC que estos estudios corroboran que “dormir poco no es bueno para nosotros. En general, no es saludable, aunque para algunos puede estar bien”. Respecto a esto, el experto se pregunta “por qué algunas personas duermen menos. ¿Qué lo está causando y hay algo que podamos hacer al respecto? El sueño es un factor de estilo de vida modificable hasta cierto punto”.

Es por esto por lo que han querido compartir una serie de consejos para ayudar a conciliar el sueño más rápidamente y descansar. En primer lugar, se deben evitar las siestas después de comer. Aunque también es importante controlar lo que consumimos y no tomar cafeína ni alcohol cuando quedan pocas horas para irte a dormir, dado que así será más fácil que nuestro cuerpo llegue cansado cuando vamos a la cama.

Asimismo, también hay actividades que puedes realizar por si eres de esas personas que se activan por las noches. Para fomentar el sueño se recomienda hacer tareas que te mantengan relajado como leer un libro e irse a la cama en cuanto sientas un mínimo de sueño.