La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha anunciado este lunes que el PSOE le ha comunicado que no tiene intención de retirar la enmienda a la ley trans que exige que los menores de 12 a 16 años necesiten de aval judicial para poder cambiar de sexo y nombre en el Registro Civil y el DNI, una exigencia que el texto emanado del Gobierno contempla únicamente para las personas entre 12 y 14 años. La enmienda recorta, por tanto, la autodeterminación de género en los menores de 16 años pese a que una de las principales reivindicaciones del colectivo LGTBI es que nadie, ni un juez, ni un médico, dé su autorización para que en el DNI figure el sexo sentido. En la actualidad, se exige dos años de hormonación y aval médico.

La decisión de los socialistas llega después de que el Ministerio de Igualdad esté siendo muy cuestionado por las rebajas de penas que está provocando la entrada en vigor de la ley del solo sí es sí‘ y se sustenta en el deseo del PSOE de “reforzar las garantías jurídicas” de la ley trans, tal como argumentó el principal partido en el Gobierno cuando presentó, a finales de octubre, sus enmiendas. Desde entonces, Unidas Podemos ha trabajado para que la parte que afecta a los menores sea retirada y se vuelva al texto que se acordó en el Gobierno pero no va a ser así, según ha denunciado Montero.

La decisión de los socialistas supone un nuevo choque con su socio de Gobierno, que está “preocupado” ante la posibilidad de que el PP apoye la enmienda socialista y, por tanto, la ley trans suponga un “recorte en los derechos de las infancias trans”. “Estoy preocupada pero todavía tenemos horas por delante para recuperar el acuerdo de Gobierno porque como Estado estamos obligados a no defraudar a las personas trans”, ha manifestado la ministra en una entrevista en TVE.