WhatsApp, Instagram, Facebook y Messenger estuvieron inutilizables durante seis horas, un fallo que ha ocasionado pérdidas económicas millonarias.

El fallo puede estar en el DNS, el sistema de nombres de dominio por el que las personas acceden a la información. Mike Schroepfer, responsable de tecnología de Facebook, en un mensaje publicado en Twitter, informó de un problema de configuración “en los enrutadores troncales que coordinan el tráfico de red entre nuestros centros de datos” fueron la causa de los problemas que interrumpieron los servicios. “Esta interrupción del tráfico de la red tuvo un efecto en cascada en la forma en que se comunican nuestros centros de datos, lo que paralizó nuestros servicios”.

Después de varias horas tratando de solventar el problema, se restablecía el servicio: “Hemos estado trabajando tan duro como hemos podido para restaurar el acceso, y nuestros sistemas ahora están funcionando nuevamente”, indicaba Schroepfer.

“Queremos dejar claro en este momento que creemos que la causa principal de esta interrupción fue un cambio de configuración defectuoso. Tampoco tenemos evidencia de que los datos del usuario se hayan visto comprometidos como resultado de este tiempo de inactividad”. La multinacional de Zuckerberg ha pedido disculpas “a todos los afectados”.

Asegura que siguen trabajando para comprender lo que ha sucedido “para poder continuar haciendo que nuestra infraestructura sea más resistente”.

¿Qué es una DNS?

El Sistema de Nombres de Dominio (DNS) es una tecnología que ayuda a abrir direcciones de Internet. Mantiene un directorio de nombres de dominio y traduce estos nombres a direcciones de Protocolo de Internet (IP) para que los navegadores puedan cargar los recursos de Internet.

Cada dispositivo conectado a Internet tiene una dirección IP única que otros equipos pueden usar para encontrarlo. La dirección IP es un conjunto de números que identifica a una interfaz en la red de un dispositivo que utilice el protocolo TCP/IP.

  • ¿Cómo funciona una DNS?

La DNS se encarga de convertir el nombre de un servidor (www.xxxxxxx.com) en un conjunto numérico (dirección IP) compatible con el ordenador.

 

VOLVER A PORTADA