mayores son el grupo de edad que más están sufriendo las consecuencias de la pandemia de coronavirus. Estos meses han sido especialmente duros para ellos. Según una encuesta de calidad de vida, el 47% de los mayores reconoce que la pandemia ha impactado bastante o mucho en su salud mental.

Además, les ha provocado problemas para dormir, tristeza, ansiedad, miedo a morir y depresión. Y no solo eso, tan solo uno de cada tres considera que su situación económica es desahogada y si miran al futuro sus expectativas no son mejores.

Un 43% no cree que pueda llegar a permitirse servicios de ayuda a domicilio y el 56% piensa que no podrá pagarse una residencia. «Hay personas que están muy enfadadas porque piensan que sus familias les han abandonado, hay otras que están muy deprimidas porque se sienten muy solas en la última fase de su vida y especialmente existe esa sensación de que la muerte está mucho más presente ahora que anteriormente», explica Mónica Moreno, psicóloga sanitaria y forense.

«Nuestros mayores se han vuelto a ver en la situación de ‘¿qué será de mí, cómo avanzará mi vida, mi pensión, podré ver a mi familia, seguiré vivo’?», cuenta Ismael Dorado, psicólogo clínico.

También afecta a los jóvenes

La pandemia de coronavirus está teniendo entre la población otras consecuencias sanitarias más allá de la sintomatología puramente física. El virus está afectando también, y mucho, a la salud mental de los españoles. En concreto, la de los más jóvenes.

Aunque los menores son los menos vulnerables al virus desde el punto del vista fisiológico, son los más afectados por las consecuencias mentales de la pandemia.

El informe señala que las urgencias pediátricas por problemas psiquiátricos se han incrementado en un 50% entre los adolescentes desde el inicio de la pandemia. Los casos de anorexia se han multiplicado por dos y los expertos prevés un repunte de las conductas suicidas en este sector de la población.