Las fechas navideñas están a la vuelta de la esquina. La llegada del frío trae consigo el antojo por ir a tomar chocolate caliente y dulces típicos de estas fechas como el turrón o los roscones. De forma paralela, comienzan los eventos navideños como cenas de empresas, quedadas con amigos o reuniones familiares. Todas ellas son citas en las que la comida juega un papel esencial y es que quién puede resistirse a un capricho cuando te reencuentras con alguien por Navidad.

En esta situación, perder peso es realmente complicado, lo que sí intentan muchos es mantener el actual, en la medida de lo posible. El intento por perder unos kilos de más ya llegará con el año nuevo y los propósitos de cada mes de enero. En esta línea, además de recurrir a algún tipo de dieta y practicar deporte de manera regular, hay otras formas de mantenerse en forma. En este caso, volamos hasta Asia, en concreto a Japón. Allí, sus habitantes tiene una serie de hábitos que, combinados y siguiéndolos de una forma bastante estricta, hacen que se mantengan en su peso y logren no engordar.

Qué hábitos siguen los japoneses

Entre los hábitos saludables que contribuyen a la buena forma física de la población japonesa destacan estos siete:

1- Respiración prolongada. Respira durante tres segundos y exhala fuertemente durante otros siete. La grasa está compuesta por carbohidratos, hidrógeno y oxígeno. Cuando el oxígeno llega a las células se descompone en agua y carbono, de forma que cuanto más oxígeno utilice nuestro organismo, más grasa quemaremos. 

2- Baños calientes. Un baño de 20 minutos con el agua a una temperatura entre 38 y 42 grados nos ayudará a quemar calorías. Reducirá los niveles de azúcar en sangre y disminuirá la inflamación, además de proporcionarnos un descanso de mayor calidad, imprescindible para nuestro metabolismo. 

3- Adiós la gimnasio. Los japoneses practican yoga, caminatas o estiramientos para reducir el estrés, uno de los principales motivos por los que el cuerpo usa la grasa de nuestro organismo.

4- Comer sin saciarse. Basta con parar de comer cuando tengamos cierta sensación de sentirnos llenos pero sin estar a tope.

5- Facilitar la digestión. Toma alimentos fáciles de digerir; en verano come productos crudos y en invierno, cocinados.

6- Seguir el ying y el yang. Dieta, ejercicio, meditación y energía ying y yang son las bases sobre las que George Ohsawa desarrolló su dieta macrobiótica. Para ello debes dividir tus comidas en: 10%–25% de judías y productos derivados, 20-30% de frutas y verduras y 40-60% de cereales integrales.

7- Cuidar la postura. Toshiki Fukutsudzi es un médico japonés que ha creado un método con el que consigue que las personas adelgacen con sólo tener en cuenta la postura corporal. Siéntate en el suelo con las piernas estiradas y coloca una toalla enrollada tras tu espalda. Túmbate en posición recta con la toalla bajo la cintura e intenta acercar los dedos de los pies de forma que estos hagan un triángulo. Levanta tus brazos por encima de la cabeza e intenta juntar los dedos meñiques. Debes mantener esta postura durante al menos cinco minutos. 

VOLVER A PORTADA