Los embalses se vacían en España semana a semana, ya se encuentran por debajo del 40% de su capacidad, es la cifra más baja registrada desde la gran sequía que azotó al año 1995. En Galicia, sufren el año más seco desde 1980. En Cataluña, la situación comienza a ser crítica y ya buscan soluciones. La sequía también afecta a Catilla y León, Extremadura, Andalucía y Navarra.

Habitantes de municipios gallegos tienen cinco horas de agua al día. “Me quise duchar y no pude”, vecinos gallegos se quejan de que no saben los horarios de los cortes de agua. “No te avisan”. 

En Cáceres, también se cierra el grifo del agua. “antes era por la noche, ahora es a las 15:00 horas”. Los habitantes de la región extremeña exclaman que “llevamos toda la tarde sin agua”. Pese a este verano seco, no es el primero sin restricciones, afirman que “llevamos así varios años”. Eso sí, cada vez empiezan antes: “El año pasado se agravó a partir de mediados de agosto, este año, a mediados de julio”.

La sequía asfixia los embalses y seca España

Se han impuesto multas en Cáceres a quienes derrochen agua de hasta 3.000 euros. Para los vecinos de Guadalcanal, en Sevilla, la situación no es nueva: “Llevamos 12 años padeciendo la sequía”. Expertos aseguran que este año se notará en la agricultura, medio ambiente, industria y población. En el terreno habrá un incremento del “10% en las áreas desertificadas”, explicaba Diego Intrigliolo, científico del CSIC.

Las desaladoras comienzan a tener un importante papel en Cataluña por la situación crítica de las reservas de agua. La desaladora del Prat, la más importante de la comunidad, está a pleno rendimiento por la sequía. Abastece a un millón de personas.