Once de las diecisiete comunidades autónomas han activado este jueves alerta por calor intenso. La jornada se espera especialmente sofocante en Canarias, donde las temperaturas pueden ser muy superiores a lo habitual en esta época del año, y en algunas provincias de Andalucía y Castilla-La Mancha, donde se pueden alcanzar los 40 grados.

La canícula intensa parece que se circunscribirá a este jueves, ya que a partir del viernes las predicciones anuncian la entrada por el norte peninsular de una masa de aire polar que, incluso, podría dejar nieve de forma “testimonial” en los Pirineos el viernes o el sábado. Además, esta masa de aire frío dejará lluvias abundantes en algunas zonas del país, así como una bajada brusca de temperaturas generalizada.

Según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), calor y frío se alternarán en los últimos días de agosto, de manera que los termómetros pasarán de marcar de 5 a 10 grados más de lo habitual en la península a registrar a partir del viernes valores “muy bajos”.

El descenso de los mercurios se espera desde este viernes y este sábado, ya hay avisos activados por lluvias abundantes en el Cantábrico, nordeste y Cataluña e incluso, y según indica la Aemet, podrán aparecer “de forma testimonial” las primeras nevadas estivales por los Pirineos.

Durante el fin de semana también se esperan rachas de viento de hasta 55 km/h en el valle del Ebro.