ola de calor como alarmante, sin precedentes e, incluso, “apocalíptica”. Varios expertos nos ayudan a identificar los síntomas de un golpe de calor en nosotros mismos o en personas de nuestro alrededor.

¿Cómo saber si realmente estamos sufriendo un golpe de calor?

Estaremos sufriendo un golpe de calor si empezamos a notar que tenemos fiebre, escalofríos, una sensación de una fatiga intensa, dolor fuerte de cabeza, mareos e, incluso, desmayos.

¿Qué tenemos que hacer si tenemos síntomas?

Lo primero que tenemos que hacer si notamos estos síntomas es reponer el líquido que podamos y colocarnos, en la medida de lo posible, paños húmedos en la frente y la nuca.

¿Qué debemos hacer si nos encontramos con una persona que está sufriendo un golpe de calor?

En primer lugar, si vemos a una persona que está sufriendo un golpe de calor, debemos retirarla del sol y llevarla a una zona de sombra. Ahí, ponerla en una posición semisentada para que pueda respirar mejor, darle agua a pequeños sorbos, retirarle la ropa y ponerle paños con agua fría.

Si la persona ha llegado a perder el conocimiento, a ser posible, debemos tumbarla y colocarla de lado.

¿Cuál es la temperatura límite que puede soportar el cuerpo humano?

El cuerpo humano comienza a sufrir una disfunción a nivel corporal cuando alcanza los 43 grados, la temperatura límite. Sin embargo, la fase más peligrosa es cuando se mantiene una temperatura de 38 o 39 grados, llegando incluso a superar los 40 grados.

La OMS recuerda que la exposición al calor extremo, los golpes de calor y otras formas graves de hipertermia causan sufrimiento y muerte prematura, especialmente en bebés, niños y personas mayores.