Shein estará abierta hasta el próximo domingo día 5. En las primeras horas se han podido ver largas colas que en algunos momentos han dado, incluso, la vuelta a la manzana.

La marca, que vende de forma digital en prácticamente todo el mundo, llega ahora en formato físico a España. Abrió el pasado jueves en pleno centro de Madrid, pero no es la única ciudad en la que está llevando acabo esta iniciativa. El fabricante de moda low-cost ya apostó por el formato de tienda física con espacios temporales en Nueva York, Los Ángeles, Miami, Londres o París.

Largas colas

En sus primeros días centenares de jóvenes se han agolpado a las puertas de la tienda con la intención de comprar sus productos. En el exterior de las instalaciones, que se abrían a partir de las dos de la tarde el pasado jueves, se acumulaban los clientes desde bien temprano. “Llevo aquí desde las ocho de la mañana. Son las 11 y abre a las dos”, “hay un poco de gente, pero queremos ser los primeros”, dicen algunos de ellos.

Vienen en busca de cualquier cosa y dicen “les compensa guardar la cola” que en algunos momentos ha llegado a dar la vuelta a la manzana. “Compro de todo, ropa, bikinis, maquillaje, gafas, accesorios, absolutamente todo”, cuenta una joven. Pero su inauguración ha venido acompañada de polémica. Algunos clientes insatisfechos se han quejado por las largas colas.

Esta pop up y la gran cantidad de personas que han hecho horas de colas sin pensárselo dos veces reabre el debate sobre el fast-fashion y el coste que supone a nivel laboral y a nivel medioambiental.

El establecimiento ha sido sancionado por la policía

La policí acudió a la tienda tras recibir una “llamada por gran afluencia de público este jueves”. Calculan que había entre 1.200 y 1.500 personas y música a gran volumen que salía de dentro. Han informado de que se sancionará a la empresa del establecimiento no a la marca Shein.

La policía ha informado de que se les sancionará porque el local no tiene licencia para vender al público, por riesgos de seguridad al no tener un extintor accesible y por inclumplimiento de volumen con unos altavoces “de grandes dimensiones”.