El pasado domingo sobre las 17 horas varias llamadas a la Guardia Civil alertan de un camión circulando de forma errática y en zig zag por la AP-68 a la altura del km.143, los agentes del Sector de Tráfico en La Rioja interceptaron el vehículo articulado en el punto kilométrico 145,300, sentido Zaragoza, y sometieron al conductor a la prueba de alcoholemia ya que presentaba síntomas de ebriedad. Iba en sentido contrario al que debería circular y no se había dado cuenta. No se mantenía en pie y su situación rozaba el coma etílico, según estas mismas fuentes.

El resultado de la prueba arrojó una tasa de 1,16 mg/l de alcohol en aire espirado, más de siete veces la tasa de alcohol permitida. El estado del camionero motivó su traslado al Hospital Fundación de Calahorra, donde permaneció en observación médica varias horas. El vehículo quedó en el lugar inmovilizado y la empresa británica que le contrató tuvo que desplazar a otro conductor para que se hiciera cargo del camión. El convoy llevaba el volante en el lado derecho. 

16 meses sin conducir

Una vez recibió el alta hospitalaria se procedió a la detención del camionero y a la instrucción de las correspondientes diligencias penales por conducir un vehículo a motor bajo la influencia de bebidas alcohólicas. También se tramitó otra denuncia por conducción temeraria ya que puso en riesgo la integridad del resto de usuarios de la vía.

La autoridad judicial ha decretado contra el detenido la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por un periodo de 16 meses. Por lo que este hombre ya no podrá, al menos en España, durante más de un año desarrollar su trabajo.