El Zoobotánico de Jerez ha cerrado sus puertas al público este viernes después de que dos aves, un quebrantahuesos y un buitre negro muertos recientemente, hayan dado positivo al linaje 1 del virus del Nilo, ha informado el Ayuntamiento. C

El Zoo permanecerá cerrado hasta que la Junta de Andalucía lo indique e informe del protocolo a seguir en este caso. La noticia llega en la misma jornada que se ha conocido que una mujer es la segunda víctima del virus del Nilo en Sevilla. Se trata de una anciana de 85 años que se encontraba ingresada en el Hospital Virgen del Rocío

Cabe recordar que primera víctima desde que se iniciara esta crisis sanitaria asociada a la picadura del mosquito común en las personas fue Victoriano Gómez, un hostelero local que regentaba uno de los negocios muy populares en La Puebla del Río, el Arco de la Colina. Desde hace 15 días, las problaciones más afectadas están en el Bajo Guadalquivir.

El delegado del Zoobotánico, Rubén Pérez ha señalado que se «procede al cierre por carácter preventivo ya que la seguridad y la salud pública son prioridad absoluta» y por ello, desde este viernes por la mañana las puertas del Zoobotánico permanecen cerradas al público.

Las autoridades competentes de Agricultura, Salud y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía han sido informadas de que la analítica realizada por la Dirección General de Sanidad de la Producción Agraria del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, ha dado positivo.

Rubén Pérez ha manifestado que las instalaciones permanecerán cerradas hasta que la Junta «comunique que se puede abrir sin riesgo alguno ni para visitantes ni para trabajadores, tal y como se viene haciendo cuando se prevén condiciones meteorológicas adversas. Se ha elevado consulta a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía para que se pronuncie sobre si existe riesgo para la salud comunitaria y nos informe cuál es el protocolo a seguir».

También ha insistido en que «la seguridad de todos es nuestra prioridad y aunque no haya evidencia de riesgos epidemiológicos, preferimos cerrar».